La necesidad de redefiniciones

189
economía lachman necesidad redefiniciones

La columna de Horacio Lachman.

El modelo del Gobierno libertario se enfrenta a desafíos que abarcan un amplio frente. La necesidad de redefiniciones está planteada.

Economía

En el plano estrictamente económico, se advierten barreras que resultan difíciles de superar. Uno de los ejes del modelo, la política cambiaría, está siendo severamente jaqueado.

En primer lugar, la baja liquidación de los exportadores está teniendo severas consecuencias no sólo en la comprometida acumulación de reservas, sino que, lo que es más grave, aparecen en el horizonte problemas reales para afrontar los pagos de los vencimientos de la deuda. El mercado es consciente de estás circunstancias. Por eso, a medida que se acercan las fechas de los vencimientos los bonos, bajan su cotización. El riesgo país tiene ya varias semanas de tendencia claramente alcista.

En este frente es donde aparece un segundo límite. El Ministerio de Economía apostaba a una caída significativa del riesgo país. Sólo cuando esté indicador clave baje de los mil se podrá pensar en acceder al crédito en los mercados globales. Pero en las últimas semanas pasó de un nivel de 1200 a cruzar los 1500. Para comprender la relevancia de la caída del precio de los bonos, se debe pensar que, por razones de convergencia y de expectativas, arrastra a las acciones, que están perdiendo su cotización en dólares.

Escenario

Los mercados adversos no resultan positivos, especialmente en un modelo que apunta a que la inversión privada juegue sola y espontáneamente el papel de impulsar la economía. ¿Para qué crear nuevas empresas en la Argentina si las acciones baratas permiten avanzar hacia el control de las existentes? ¿Para qué enterrar capital físico cuando la deuda pública brinda una tasa de retorno cada día mayores?

Hoy, el modelo parece enfrentarse también a una barrera para que el Gobierno acceda al crédito internacional. Este problema cobra significación no sólo porque se requiere financiamiento para poder avanzar en aspectos medulares del programa, como el levantamiento del cepo. Más grave aún es que los vencimientos de capital e intereses no pueden refinanciarse. Desde la crisis de 2018, el país debe seguir enfrentando la dura necesidad de no poder rolear la deuda privada. A las cancelaciones netas se suma la saturación del uso de los fondos de organismos internacionales. Allí hay también límites para seguir como hasta ahora con una estrategia internacional alejada de la realidad de un mundo multipolar.

Actividad e inflación

Pero quizás los problemas más serios vengan del plano más básico que es el nivel de actividad económica y el de inflación.

Todos los indicadores confirman la magnitud de la caída de la producción registrada en el último semestre. Hay algunos indicadores de rebote. Pero no sólo se está muy lejos del punto de partida, sino que son muchos los que temen que ese nivel sea remoto o imposible en este contexto.

Además, aún desde los sectores más próximos, se afirma que el ritmo de aumento de los precios tendrá muchas dificultades para bajar del nivel que mantuvo desde 2015 hasta mediados de 2023 y que, sin duda, es un severo obstáculo. Esto se debe a que la estrategia para salir del pico resultante de la macro-devaluación y la estrategia de precios aplicada en diciembre se apoyan también en el atraso cambiario y, en algunos casos, tarifario. Los salarios y las demandas sectoriales son difíciles de sostener en el tiempo, como lo reflejan las jubilaciones y muchas de las nuevas paritarias.

Hubo un profundo shock fiscal y recesivo, pero un gradualismo en los ajustes de variables que avanza dificultosamente en un contexto de ausencia de regulación de precios y concertación social. La apelación a la buena voluntad de los empresarios no parece suficiente. La cartelización de la economía argentina y los exagerados reflejos frente a los síntomas de problemas son una realidad en nuestra sociedad.

Política

Por último, deben tenerse en cuenta dos actitudes del ámbito político -aunque muy vinculados al económico- que no pueden seguir sosteniéndose.

Una es la relación entre el Gobierno y el resto de la política. La violencia verbal y la ortodoxia llevaron a aislar al Gobierno hasta el punto que la oposición dialoguista se acercó a la no dialoguista, dejando muy aislado al Gobierno. También es un hecho que la gestión no puede desarrollarse adecuadamente en el marco de una crisis de Gabinete que nunca concluye.

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook

YouTube: https://bit.ly/TodoRiesgoYouTube