El modelo se enfrenta con nuevos obstáculos

210
economía lachman modelo nuevos obstáculos

La columna de Horacio Lachman.

El escenario macroeconómico no luce como hace un par de meses atrás. Los mercados parecen decir ahora que, sin ajustes significativos en el modelo, puede haber consecuencias de gravedad.

Desde ya que no se vislumbra cuándo y cómo se van a superar la recesión y los graves problemas sociales. Cada vez es más claro que el Gobierno piensa que serán la oferta y la demanda las que encuentren la salida en forma automática. No es un tema del cual piensan ocuparse el Ministerio de Economía o el de Capital Humano.

Obstáculos

El problema nuevo es que aparecen dificultades en lograr la recuperación de la solvencia del Estado, el equilibrio monetaria y la acumulación de reservas, que son los grandes pilares del programa.

Muchos apostaban a comienzos del verano a que los dólares de la cosecha gruesa marcarían el punto de inflexión. La realidad es muy distinta. La cosecha no fue tan grande y los precios internacionales no se recuperaron lo suficiente, pero lo más grave es que a este tipo de cambio no aparece la voluntad de vender la cosecha de los productores y de liquidar dólares de los exportadores. Se sufre la lluvia de la peor plaga, la del silo-bolsa.

La semana pasada, que corresponde al momento del año de más ingreso estacional de divisas en el país, fue la de menores compras de dólares del Banco Central en el curso de la gestión Milei. Las ventas de la exportación esta temporada están muy por debajo de las registradas en las últimas campañas, incluyendo las del año pasado que fueron de brutal sequía.

Reservas

De esa forma, las reservas brutas se mantienen desde hace varias semanas estancadas en torno a los 30 mil millones de dólares y están bien por debajo de las existentes un año atrás. Las reservas netas no llegan a ser positivas.

No hay espacio para dolarizar o establecer la competencia de monedas. Tampoco se puede levantar el cepo y estar en condiciones de enfrentar una posible corrida. Pero lo más serio es que hoy, incluso, se complica atender los vencimientos de la deuda externa, que son muy altos en los próximos meses: FMI, swaps con China y bonos de la deuda reprogramados en 2020 y de diversos organismos internacionales.

Superávit

Por otra parte, si bien el Ministerio de Economía asegura que mes a mes siguen alcanzándose superávits fiscales, desde el propio Gobierno observan que pronto habrá nuevamente déficit. El superávit logrado es de caja y se alcanzó en gran medida con un fuerte endeudamiento. El crecimiento de la deuda pública del primer trimestre del año y, especialmente, la que se está produciendo en el segundo son muy significativas. Se atienden con deuda los pagos a los importadores, las remesas de utilidades de las empresas, las obligaciones con las generadoras de energía y los compromisos con los proveedores.

Pero no se logró evitar una fuerte expansión monetaria. Quedó muy lejos aquel momento en que la base monetaria se reducía a unos 10 billones de pesos, había dejado de crecer y el presidente decía que la dolarización estaba cerca. En el curso del año en curso, la base ya aumentó un 60% y alcanza más de 15 billones y medio. Los grandes agregados monetarios -medios de pago y depósitos- crecieron mucho en los últimos 30 días. M1, M2 y M3 aumentaron 20, 10 y 7%, respectivamente.

Cautela

Hoy, los mercados están lejos de una corrida. Pero el reciente salto del 20% de los dólares financieros no se revierte. La paridad de los bonos, que venía en fuerte suba, revirtió en las últimas semanas la tendencia. La cotización de las acciones argentinas en Wall Street ahora es muy volátil.

O sea, la euforia en los mercados del verano fue reemplazada por una tensa cautela a la espera de definiciones.

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook

YouTube: https://bit.ly/TodoRiesgoYouTube