La importancia de los seguros para silobolsas en el actual contexto

364
seguros silobolsas contexto
Sergio Scebba, gerente de Riesgos Agropecuarios de Willis Towers Watson.

Si hacemos un análisis general sobre el mercado de seguros en el agro, podemos afirmar que tuvo un comportamiento diferente de acuerdo con la demanda de los distintos tipos de riesgos.

  • Seguro de los cultivos en pie: año tras año, la superficie asegurada mantiene un ritmo creciente. Según la información publicada por la Superintendencia de Seguros de la Nación (Fuente: IF-2020-27643264-APN-GEYE#SSN), desde 2009 hasta 2019, las primas emitidas por esta cobertura aumentaron un 81% (moneda constante a junio de 2019) y nada indica que este movimiento disminuya.
  • Cobertura de cultivos bajo la modalidad de paramétricos: a pesar de las notorias ventajas que tienen, no solo para el agro sino para otros riesgos que dependen de factores climáticos, sigue sin grandes avances en la Argentina.
  • Cobertura de multirriesgo: continúa siendo un producto con baja penetración en el mercado argentino y principalmente en extensiones inferiores a las mil hectáreas. Ahora bien, el recurso de los silobolsas merece un análisis particular y detallado.

Las características de los silobolsas

Entendemos que el gran “comodín”, en lo que respecta a acopio de cereal, es el silobolsa. Esta herramienta posee una longitud que varía entre 60 y 75 metros, tiene un diámetro de 5 a 12 pies y cuenta con la capacidad de almacenar aproximadamente 200 toneladas. En condiciones óptimas, el cereal puede ser albergado por 18 meses.

Dada ya por finalizada la cosecha de soja y restando cosechar alrededor del 30% de la superficie de maíz, vuelve a surgir el mismo inconveniente de todas las campañas: la insuficiente capacidad de almacenaje en las plantas de acopio. Esta falta de capacidad de almacenaje, sumado al contexto político-económico actual, hace suponer que el productor agropecuario se verá estimulado a guardar el grano hasta tanto sus compromisos económicos se lo permitan y/o el contexto económico le sea satisfactorio.

Si analizamos el comportamiento de las coberturas para los silobolsas, vemos un incremento de la cantidad de bolsas utilizadas en esta campaña y el consecuente aumento del volumen de consultas por las alternativas de cobertura que ofrece el mercado. Esta situación se vio influenciada por el contexto de la pandemia. A la escasa disponibilidad de flete para transportar el grano desde el campo hasta las plantas de acopio o el puerto se suma la incertidumbre respecto del normal funcionamiento de las plantas y/o terminales portuarias.

Roturas intencionales

Otra variable que impacta en esta coyuntura son las roturas intencionales que se estuvieron produciendo como consecuencia de actos de vandalismo. No solo rompiendo el silobolsa, sino también contaminando los granos con químicos. Esto hace imposible el recupero de los granos, lo que eleva al 100% las pérdidas en estos casos.

Ultimamente, sumados a los ataques intencionales, en varias localidades del este de Córdoba se reportaron casos de robo de granos embolsados. Si miramos las zonas con mayor nivel de consultas de este tipo de coberturas, podemos inferir que son las relacionadas con el área “núcleo”, donde hay mayor volumen de cultivos ensilados. A esto se adicionan dos puntos importantes:

  • Bolsas cerca de rutas con alto tránsito y, por lo tanto, con mayor exposición a actos vandálicos.
  • Mayor volumen de cereal cosechado y, por lo tanto, una mayor “población” de silos expuestos.

Alternativas para asegurar silobolsas

Si bien el silobolsa resulta ser una excelente opción para el almacenaje de los granos, es clave para el propietario del cereal conocer cuáles son las alternativas disponibles en el mercado que le permiten asegurarlo frente a la ocurrencia de un siniestro. Sobre todo, considerando que se encuentra a la intemperie y, por lo tanto, expuesto a cualquier hecho imprevisto, súbito y accidental.

El abanico de oferta disponible en el mercado asegurador es amplio. La mayoría de las empresas ofrece productos similares dentro de lo que se denomina la cobertura básica. La misma protege contra los daños ocurridos por incendio, rayo, explosión, vandalismo, malevolencia, huelga, impacto de aeronaves y/o vehículos terrestres. Están contemplados también los gastos de limpieza y retiro de escombros, gastos de extinción de incendios, responsabilidad civil linderos, gasto de reembolso del cereal, gastos de secado y paritarias.

Adicionalmente, se puede incluir, mediante el pago de una prima adicional, los daños por inundación, el robo de bienes asegurados, la combustión espontánea y el granizo.

Suma asegurada

La suma asegurada debe ser el resultado de multiplicar la cantidad de toneladas dentro de cada silo por el precio del cereal en cuestión al momento de la contratación del seguro. Es importante remarcar que la suma asegurada puede ser elegida por el cliente (tanto en pesos como en dólares).

Para la cosecha fina, se tomará el valor informado por el Mercado Disponible de la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca. En el caso de la cosecha gruesa, se tomará el Mercado Disponible de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Asimismo, los requisitos que deben reunir los silobolsas para ser asegurables son los siguientes:

  • Deberán ser del tipo virgen, no reciclables y con un grosor superior a los 230/240 micrones en tricapa. Deberán contar con una protección UV.
  • La capacidad máxima de contenido por silobolsa no debe superar las 400 toneladas.
  • Tiene que haber parches y adhesivos de repuesto en el lote.
  • El hermetismo del cerrado del silo deberá sujetarse a las especificaciones del fabricante.
  • Los silobolsas deberán disponerse en hasta tres hileras paralelas con una separación mínima entre sí de al menos dos metros. En tanto, sus laterales externos deberán estar ubicados de forma tal de que permitan el desplazamiento de un camión y del correspondiente equipo de extracción de granos.
  • Cada silobolsa deberá estar identificado claramente, indicando numeración legible sobre su lomo.
  • La estiba deberá realizarse en sectores libres de registros de anegamiento en, al menos, los últimos cinco años.

Alcance y costo

Respecto del alcance de la cobertura del silobolsa, en la básica se amparan los daños materiales causados a los bienes objeto del seguro por la acción directa o indirecta del fuego, rayo o explosión y por la acción directa de vandalismo, malevolencia, tumulto popular, huelga, lock-out y humo. En una ampliación de cobertura se suman huracán, ciclón, tornado, granizo, robo, combustión espontánea e inundación.

Las primas del seguro para este tipo de coberturas varían en función del alcance de estas y de la vigencia contratada, que puede ser desde dos meses hasta un año. Una cobertura de vigencia trimestral (promedio de las contrataciones) no resulta superior al 0,020% de la suma a expuesta a riesgo.

Teniendo en cuenta el alto grado de exposición que están teniendo los silobolsas a actos de vandalismo (se llevan reportados unos 80 casos de ataques), a lo que se suma últimamente el robo de los granos, entendemos que este tipo de coberturas son una excelente herramienta de transferencia de riesgo para los productores agropecuarios.

Nota escrita por Sergio Scebba, gerente de Riesgos Agropecuarios de Willis Towers Watson. Su dirección de correo electrónico es: sergio.scebba@willistowerswatson.com.

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook