¿Por qué falta interés en los ciberriesgos?

694
salinas cámara argentina reaseguradores insurtech ciberriesgos
Carlos Salinas, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Reaseguradores y de la Cámara Insurtech Argentina.

Pese a que medios locales e internacionales difunden noticias todos los días sobre estafas u otros efectos de lo conocido como ciberriesgos, parece extraño, pero aún hay muchas empresas que no compran estas coberturas y mucho más lejos de adquirirlas están las personas a nivel individual para cubrir sus operaciones en línea. Sin embargo, los delitos aumentan, son por importes importantes y hasta incluyen la pérdida de identidad.

Ciberriesgos

Por lo general, cuando se contratan coberturas, se debe analizar antes cuánto se cree estar expuesto a los riesgos. En su mayoría, muchos lo hacen a través de sus productores asesores. Pero es rara la aptitud posterior porque siempre ven como un riesgo cubrir su auto. Los medios muestran constantemente riesgos sobre automóviles, delitos sobre las viviendas, robos en la vía pública y, con gran fuerza, los delitos cibernéticos. Por supuesto, tampoco piensan en coberturas de personas, pero ese es otro tema.

Dicho esto, vamos a comentar las coberturas existentes en la actualidad que pueden ser compradas por personas o empresas y qué coberturas se pueden adquirir en la Argentina. Las tradicionales son: responsabilidad por violación de privacidad y confidencialidad, responsabilidad por software malicioso y virus informático, responsabilidad por publicación en medios digitales; recuperación de activos digitales, extorsión cibernética, interrupción del negocio, transferencia electrónica, gastos de defensa y de investigación oficial, gastos de emergencia y protección de la reputación.

Otras consideraciones

Estas coberturas se pueden dar tanto en riesgos de empresas como de personas. Pero actualmente hay productos de seguros que se enfocan más en personas físicas ante eventos tradicionales, como las compras en línea y las transacciones con entidades financieras. A esto se le llama fraude en el hogar ya que sucede dentro de ese ámbito, sumado al acoso cibernético y al robo de identidad. Para esto casos, también existen productos de asistencia y acompañamiento. Es muy relevante que no solo se cubra el riesgo que al final del día termina en una indemnización, sino también dejar todo el problema solucionado que generó el acoso o el fraude porque esto puede tener efectos colaterales no conocidos y que se mantengan en el tiempo.

Es importante que se amplíe la oferta de aseguradoras que tengan estas coberturas en su cartera de negocios y que capaciten a sus productores para generar interés en los clientes asegurados. La cobertura de ciberriesgos que está dirigida a personas es un producto que agrega asistencia durante las 24 horas y puede estar acompañando varias coberturas (puede ir incluido en un seguro de vivienda o en otro de automóviles y hasta puede otorgarse como un beneficio de parte de las empresas). Esto último está muy relacionado con el home office, que creció en los últimos dos años y seguramente está para quedarse.

Servicios

Cuando hablamos de empresas, sumamos a las que se dedican a adquirir servicios tercerizados en programación, desarrollo de juegos, creatividad o marketing. Todos estos servicios se desarrollan a distancia y sin importar qué tan preparados estén ante un ciberataque ya que está demostrado que cualquier persona o empresa puede recibirlo. No abundo en comentarios sobre empresas y su relación con esta cobertura por el simple hecho de que a esta altura sería lógico que no duden en tomarla. Todavía algunos piensan que no es tan fuerte el daño que puede ocurrir. Se olvidan que parte de sus trabajadores están abriendo una “puerta” todos los días cuando trabajan en el hogar.

Por otra parte, la tecnología ya está en las distribuidoras de luz, de gas y de otros servicios, lo que genera potenciales riesgos directos y hacia terceros. No son seguros costosos para los individuos. Por eso mencioné que pueden ser sumados a otras coberturas. Para las empresas tampoco lo son, pero la diferencia aquí radica en los niveles de protección y de cuidado de datos que utilizan.

Riesgo básico

En resumen, esto no es un riesgo de futuro ni de alto nivel de tecnología. Hoy es un riesgo básico que debería estar tanto del lado del cliente como del de las aseguradoras y los productores.

Columna escrita por Carlos Salinas, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Reaseguradores y de la Cámara Insurtech Argentina, y publicada en la revista Todo Riesgo.

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook

YouTube: https://bit.ly/TodoRiesgoYouTube