Pavan y Barreiro: “Nuestro nuevo producto Self Inspection es la punta del iceberg”

334

Todo Riesgo dialogó con Augusto Pavan (a la izquierda en la foto) y Gonzalo Barreiro (a la derecha en la foto), CEO y Departamento de IT, respectivamente, de Relevamientos Digitales.

¿Podrían hacer una reseña sobre la trayectoria de la empresa?

Pavan: empezamos a trabajar allá por el año ’99 haciendo todo lo referente a inspecciones previas para compañías de seguros. Hoy nos encontramos con un mundo que cambió totalmente. Por ello fuimos agregando servicios y mucha tecnología. Comenzamos con dos clientes y actualmente tenemos más de quince.

¿Qué soluciones brinda Relevamientos Digitales al mercado asegurador nacional?

Barreiro: en un principio, nos ocupamos principalmente de inspecciones previas a cargo de nuestros inspectores en relación de dependencia que usan smartphones con un desarrollo propio. Tenemos más de 60 centros de inspecciones. Hace alrededor de cuatro años lanzamos el producto Foto App, que reemplazó la declaración jurada. Después tenemos una aplicación web que se denomina RD Plus. Está licenciada y cerca de quince aseguradoras ya trabajan bajo esa app, que lo que hace es manejar todo el tracking de las inspecciones: desde que la solicitan hasta que se libera la póliza. Acabamos de lanzar un producto nuevo que se llama Self Inspection.

Justamente, querríamos que nos hablen de Self Inspection.

Pavan: estamos muy contentos. Es un producto revolucionario. Antes teníamos una aplicación web que se denominaba Foto App. La idea era que las compañías vieran el estado de los vehículos. Esta aplicación se desarrolló para cubrir aquellas zonas en las que no teníamos inspectores propios ni centros de inspecciones. Estamos hablando de lo que es el interior del interior. El producto empezó a utilizarse en lugares como la Capital Federal, donde el índice de fraude es mucho mayor. Las fotos llegaban como correspondían, pero no teníamos certeza de cuándo y en dónde habían sido sacadas. Entonces dijimos: “El producto es muy bueno y se está usando demasiado. Tenemos que inventar algo nuevo”. Así nació Self Inspection, una app para smartphones que tiene geoposicionamiento por varios sistemas. Es un modelo de inteligencia artificial basado en computer vision que nos permitió bajar los tiempos y los costos. Por eso, Self Inspection tiene un precio sensiblemente menor a lo que era el viejo Foto App.

¿Cómo le comunican al asegurado que debe realizar la Self Inspection?

Barreiro: en primer lugar, se lo llama y se le solicita un e-mail, al cual se le puede enviar un correo con el link de la aplicación. Una vez que baja la app, el cliente debe seguir los pasos para tomar las fotos del vehículo. En el caso de que no podamos hacer contacto con el cliente por vía telefónica, se le envía un sms con el link o se le pide que nos llame, dependiendo de los requerimientos de cada aseguradora. Si la compañía ya tiene el e-mail, lo enviamos directamente. Estos son los pasos.

¿Self Inspection fue lanzado en la Argentina?

Pavan: sí. Self Inspection se lanzó el 1º de agosto de este año. Realmente, tuvimos una excelente aceptación por parte de los usuarios. Varias profesionales que consultamos e inclusive nuestras aseguradoras partners tenían el preconcepto de que el usuario final no iba a bajar la aplicación, pero sucedió todo lo contrario. Los usuarios califican Self Inspection de forma positiva, dejan comentarios halagadores e inclusive nos felicitan. Lo anteriormente dicho es un hecho inusitado ya que, por lo general, el usuario argentino tiende a calificar negativamente las apps. Es evidente que Self Inspection es la punta del iceberg.

¿Están pensando en desarrollar nuevos productos?

Pavan: las compañías están buscando acortar los plazos. Es decir, hoy te doy la póliza y ya quiero ver cómo está tu vehículo. El proceso de Self Inspection, de las inspecciones a domicilio, de los centros de inspección, tiene un control de calidad. Si se hace una inspección, ya sea en Salta, Tierra del Fuego o Buenos Aires, tardamos una hora en dar esa inspección a la aseguradora. Nuestro objetivo es tardar alrededor de dos minutos haciendo el proceso de control de calidad y, de la mano de modelos de inteligencia artificial, detectar automáticamente todas las anomalías que tiene el vehículo y cuantificar los daños. De esta manera, tendremos un proceso automático de punta a punta. Hay una sola empresa que está trabajando de esta forma en Inglaterra, pero no lo hace a través de un teléfono, sino que tienen un scanner en donde ingresa el auto. O sea que el desafío que tenemos es muy grande y tenemos pensado terminarlo en marzo de 2021.