Montepagano: “Somos una buena herramienta de reaseguros para la aseguradora local”

477

Todo Riesgo dialogó con Alberto Montepagano, director comercial de Aseguradores Argentinos Compañía de Reaseguros (ACR).

¿Cómo fue la evolución de ACR desde su nacimiento?

ACR es una compañía íntegramente de capitales argentinos. Nació en 2012 de la mano del régimen que obligó a las compañías a pasar el reaseguro a una compañía local. Nació mucho más apuntada a negocios de vida y caución, pero con el desarrollo de los años nos fuimos diversificando y la verdad es que los accionistas están apostando a una continuidad, más allá de los cambios en el régimen. Empezamos con una prima bastante modesta y hoy estamos estabilizados en más de 30 millones de dólares emitidos. La Argentina siempre te presenta desafíos. Estamos atentos a ver cómo nos vamos adaptando a las problemáticas o a las oportunidades, pero la idea es tratar de ir incrementando nuestra participación en el mercado con mayor retención. También se está exigiendo una capitalización. Con una siniestralidad controlada, vamos creciendo en cuanto a lo que retenemos.

¿Cómo se posiciona ACR en el actual régimen de reaseguros local?

Hoy, ACR está muy fortalecida porque tiene 50 aseguradoras como clientes. Trabajamos mucho en el segmento mediano y chico. Conocemos cuál es nuestro segmento de negocios porque hay muchas aseguradoras que necesitan expertise en el área de reaseguros y nos utilizan como si fuéramos su Departamento de Reaseguros. Al estar en el país somos más flexibles que un reasegurador admitido, que viene unas pocas veces por año. Las respuestas son más rápidas y conocemos también la idiosincrasia del mercado argentino. Todo esto nos da un poco de ventaja con las aseguradoras a las que estamos apuntando. Es importante tener 50 aseguradoras cuando hay más de 170 activas en el mercado nacional.

Para este año, ¿qué objetivos se plantean?

Mantener la cartera. Todo sabemos que va a ser un año desafiante porque hay una recesión en el mercado económico. Entonces tenemos que consolidar nuestra posición local y tratar de crecer. Estamos apuntando a lo que está tratando de promover la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN). Me refiero a los negocios de vida y salud, que si bien antes eran retenidos por el mercado por una norma justamente de la SSN, ahora se pueden sacar al mercado internacional. Pretendemos ser jugadores activos y tratar de mantener ese tipo de riesgos en nuestro mercado. Hay que identificar otros nichos en la a medida en que vaya avanzando el año. También hay intención de parte de las autoridades de buscar alguna solución a todo lo que es catastrófico: el agro fue bastante golpeado en este sentido. Además, estamos tratando de encontrar soluciones en actividades que son muy regionales con aseguradoras provinciales que tratamos de acompañar.

¿Qué niveles de capitalización tiene que alcanzar el reaseguro local durante este año?

Al cierre de diciembre de 2018, 250 millones de pesos. Luego hay cuatro etapas en cada cierre de trimestre. Se van a subir 25 millones por vez hasta llegar a 350 millones en diciembre de 2019. Esto ya está comprometido. A mitad del año pasado, la SSN pidió expresamente que las compañías se notificaran de este aumento de capital para comprometerse formalmente a cumplirlo. Nosotros lo hicimos. Sabemos también que el 30 de junio va a bajar un 25% la obligatoriedad de pasar los reaseguros por compañías argentinas. De todas formas, estamos trabajando como si ese 25% obligatorio no existiera porque tenemos que pensar en el mediano plazo.

¿Cómo observa el mercado de reaseguros tanto argentino como internacional?

En el mercado internacional siguen ocurriendo muchas adquisiciones y fusiones. Es la manera que se eligió para crecer. Creo que también esto viene acompañado por algunas apuestas de compañías que trataron de salir a “comerse” el mercado o con unas primas estimadas que no las alcanzaron. En consecuencia, quedaron un poco vulnerables a las ofertas de sus competidores. Así, cada vez más, se están generando en el mercado internacional estas fusiones y adquisiciones que nosotros las tomamos como una buena señal para un reasegurador local, considerando que no todos están operando en nuestro mercado. Tampoco la prima que genera la Argentina les resulta tan interesante. Ciertamente, hay cuatro o cinco líderes reconocidos que están trabajando en forma activa en el mercado, pero no buscamos competir con ellos. Somos, eso sí, una buena herramienta de reaseguros para la aseguradora local que quiere diversificar su panel. La idea es trabajar para poder ingresar cada vez en más negocios. En contratos ya estamos muy posicionados. En cuanto a facultativos, creemos que tiene un potencial grande porque sigue habiendo un límite de normativa de 35 millones de dólares. Por debajo de esta cifra, el negocio tiene que pasar por una compañía nacional. Negocios como los de aviación y buques pasan por ahí. Son nichos que estamos trabajando muy bien, de manera muy ágil. Tratamos de hacer algunos convenios con aseguradoras que sabemos que están fuertes en esos riesgos. De a poco vamos tratando de consolidarnos en la Argentina y en un mediano plazo pensaremos en expandirnos en la región.