Marzotta: “Desarrollamos un mercado de reaseguros local que era absolutamente dependiente de la retrocesión”

209

Todo Riesgo dialogó con Stefano Marzotta, director actuarial de Americal Reinsurance Solutions.

¿Cómo está observando el mercado de reaseguros local?

El mercado de reaseguros local está atravesando el segundo año de la desregulación, que empezó el 1º de julio del año pasado a través de la resolución 40.422. El mercado de reaseguros local tenía una reserva del mercado de prácticamente el 100% y, desde julio de 2017, se bajó al 50%, es decir que comenzó a competir con el mercado de reaseguro admitido: el mercado de reaseguros internacional. Por supuesto que esto fue bastante traumático en un primer momento porque perder esa participación absoluta del mercado lo obligó a competir con todos estos reaseguradores internacionales que hoy tenemos. A partir de julio próximo, esa reserva baja a un 40% y, a partir de julio del año que viene, la reserva va a quedar en un 25%, con lo cual, de alguna manera, se tuvieron que reinventar los reaseguradores locales al tener que competir con los reaseguradores admitidos en un escenario internacional de mercado blando y de precios y capacidades abundantes. Así que hay mucha sobreoferta. Para nosotros, como broker de reaseguros, aumentaron las posibilidades de jugadores que podemos ofrecer a los clientes y esto probablemente se haya visto reflejado en los precios.

De cara a la renovación de los contratos de junio próximo, ¿qué perspectivas manejan?

Vemos un mayor protagonismo del mercado internacional, del mercado admitido, que probablemente termine copando ese 60% que le permite la resolución. Va a tener un mayor protagonismo también el mercado de vida. Este ramo tenía la particularidad de que no podía retrocesionar al mercado admitido, con lo cual el negocio era retenido enteramente por el mercado de reaseguros local. Los reaseguradores admitidos ven ahora la Argentina como un nuevo mercado. El año pasado no tuvieron tiempo de desarrollarlo porque la resolución entró en vigencia en mayo y las renovaciones se hicieron en julio. Pero ya se están preparando para poder incursionar, con lo cual esperamos mayor protagonismo del mercado internacional y un endurecimiento en los precios, que a finales de 2017 se podía prever en función de las catástrofes ocurridas.

¿Puede hacer una reseña sobre la trayectoria de Americal Reinsurance Solutions?

Americal es un broker de reaseguros que nació en Los Angeles, California, hace más de 35 años y que abrió una oficina en la Ciudad de Buenos Aires hace ya 16 años. En estos 16 años fue tomando cada vez más porción del mercado y más protagonismo. En estos últimos años tuvo un crecimiento, que se fue estabilizando entre un 10 y un 15% medido en dólares. Es un buen crecimiento, teniendo en cuenta que el negocio del reaseguro prácticamente está estancado en términos de dólares por la depreciación del peso. En este sentido, el incremento del 10 al 15% de la prima intermediada genera un aumento en la porción de market share que tenemos en el mercado. Este año estamos replicando nuestra modalidad de servicios y de trabajo en el resto de América Latina al matricularnos en cuatro países más.

¿Qué objetivos se plantearon desde Americal Reinsurance Solutions para este 2018?

Apuntamos fundamentalmente a aggiornarnos bien y a ser fuertes administrativamente porque toda esta desregulación del mercado trajo aparejada una carga administrativa muy grande. La logística de la colocación del reaseguro se criticó mucho. Hoy, las colocaciones van un 50% en directo con el mercado admitido (allí hay un contrato de reaseguro con el mercado internacional). El otro 50% tiene que ir con el mercado de reaseguros local, con lo cual es otra documentación. Y gran parte de esa colocación va en retrocesión después porque los reaseguradores locales, dependiendo del ramo, retienen una porción muy pequeña del riesgo, con lo cual en un riesgo tenemos tres documentaciones: la del 50% con el mercado internacional, la del 50% con el mercado de reaseguros local y la del 40% de retrocesión de esa operación de reaseguros local. Esto provoca que estemos al límite de trabajo y que hayamos tenido que redefinir nuestros sistemas. El desafío es que las renovaciones de este año nos encuentren fuertemente posicionados para poder dar el mejor servicio posible a nuestros clientes.

¿Cómo evalúa la política reaseguradora seguida?

Me parece que es razonable. Allá por fines de 2011 generamos un mercado que les dijo a los consumidores: “Ustedes sólo pueden comprar con reaseguradores locales”. Esos reaseguradores locales le dijeron a la Superintendencia de Seguros de la Nación: “Nosotros no podemos retener el riesgo”. Por ello se les permitió que compraran retrocesión. Entonces desarrollamos un mercado de reaseguros local que era absolutamente dependiente de la retrocesión. Esto está bien durante un período de tiempo si uno quiere generar un mercado, pero no se puede mantener en el largo plazo. En consecuencia, tiene cierta lógica y consistencia que ahora estemos en un proceso en el que este mercado de reaseguros local se ponga a competir con lo que es la oferta de reaseguro internacional.