La SSN detalló su modelo de supervisión basado en riesgos

137

“La Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) comenzó en 2017 el proceso de implementación del modelo de supervisión con un enfoque basado en riesgos. Para ello se toman los estándares internacionales establecidos por la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS, en sus siglas inglés) y las buenas prácticas recogidas por los países que adoptaron también este tipo de modelo. Además, la SSN cuenta con la asistencia del especialista Russel Lamb, del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, para recorrer cada etapa del proceso de la mejor manera. Adicionalmente, se comenzó a desarrollar el plan de trabajo para la adopción de estándares internacionales de reporte de información financiera (IFRS)”, informó la SSN en una reciente nota donde detalló los avances que hubo en la adopción de un modelo de supervisión con un enfoque basado en riesgos.

La Superintendencia afirmó que “el enfoque de supervisión basado en riesgos es un enfoque organizado y estandarizado que tiene en cuenta los riesgos y los integra a la creación de un sistema de gestión de calidad. Las prácticas que se aplican son aceptadas y reconocidas internacionalmente y establecen un lenguaje común universal. De modo que se establece una uniformidad internacional, se garantiza la claridad de información a nivel global y se exponen los negocios de las entidades abordándolos con un criterio homogéneo. De esta forma pueden preverse y disminuirse los efectos indeseados mediante la identificación y el control previo de los riesgos”.

Ahora, las entidades no son supervisadas únicamente respecto a la información de sus balances, sino que este modelo incorpora información cualitativa y cuantitativa que permite establecer el nivel de riesgos de cada entidad y en consecuencia el organismo define el plan de acción y las medidas a tomar. Con este objetivo, la SSN avanzó en el diseño y la planificación de diversos procesos y medidas relacionados con la supervisión y el control, así como en la modernización y el compendio de información para garantizar la correcta aplicación del enfoque basado en riesgos.

Como parte de este proceso, se estableció un nuevo programa de supervisión basada en riesgos para los procesos de análisis e inspección. A nivel estratégico, se definió un plan de tres pasos que consiste en: definir el perfil de cada entidad, analizar y evaluar los riesgos, y planificar las actividades de supervisión. Se perfeccionó la matriz de riesgos tanto de la industria como de las entidades y, además, se está llevando a cabo un procedimiento de rediseño de los puntos del Reglamento General de la Actividad Aseguradora (RGAA) que sean necesarios modificar, al igual que los procedimientos involucrados, para dar sustento legal y normativo a estos cambios.

A nivel táctico, se incorporaron una serie de niveles de revisión que permiten determinar las fortalezas y las debilidades de los análisis y que facilitan el proceso de fiscalización e inspección, lo que garantiza que sean completos y efectivos. Sumado a esto se incorpora la utilización de guías con procesos estándar y papeles de trabajo electrónicos, entre otros recursos. Además se estableció un circuito integral de la información intergerencial que permite un mayor flujo de información entre otras ventajas. Por último, se definieron los alcances de los programas de análisis (trimestral y anual) estandarizados y los enfoques de inspección (Full, Focalizada y Ad-hoc).

Por otra parte, se constituyó una Mesa de Trabajo conjunta con la Unidad de Información Financiera (UIF) en materia de prevención de lavado de activos y financiamiento del terrorismo, a los fines de establecer nuevos lineamientos para la supervisión y la aplicación de la normativa a las aseguradoras y reaseguradoras.

Asimismo, se sancionó la Resolución N° 1.119/2018 relacionada con la norma de Gobierno Corporativo y la aprobación de los “Principios y recomendaciones para entidades aseguradoras y reaseguradoras”, elementos esenciales para el buen funcionamiento de las compañías así como para asegurar el efectivo control por parte de la SSN.

En cuanto a la modernización del Estado, se realizaron tareas de digitalización y despapelización de los distintos tipos de documentos con los que trabaja el organismo. Se establecieron los Trámites a Distancia (TAD) y el uso de nuevas tecnologías y sistemas. Esto les permite a las entidades gestionar los trámites desde sus oficinas y también al ciudadano de forma particular, sin tener que hacerlo presencialmente, pudiendo tomar vista y consultar el estado del trámite en forma remota.

Por otra parte, en función de acompañar la iniciativa de Gobierno Corporativo se crearon los TAD “Declarar aptitud y antecedentes de los miembros del órgano de Administración, Fiscalización y Alta Gerencia” y el TAD “Actualizar datos registrales de las aseguradoras o reaseguradoras autorizadas a operar”.