Reducir la velocidad: España redujo la mortalidad en ciudades, ¿y Argentina?

596
velocidad-españa-mortalidad-ciudades

En España, la Dirección General de Tráfico (DGT) anunció los datos consolidados sobre la siniestralidad vial en 2021. En comparación con 2019 (dejando a un lado las cifras de 2020, año atípico por los confinamientos de la pandemia), en vías urbanas fallecieron 417 personas, un 20% menos.

Reducir la velocidad salva vidas

La reducción de la velocidad máxima permitida en determinadas calles de la ciudad contribuyó a salvar vidas. Uno de los argumentos esgrimidos para la implantación de los 30 km/h era que se rebajaría el número de muertos en caso de atropello. Y así sucedió.

Los usuarios vulnerables mejoran los datos urbanos. Concretamente, el año pasado perdieron la vida 183 peatones, es decir, un 26% menos que en 2019, cuando perecieron 247. Entre los ciclistas, la reducción de víctimas fatales es mayor: 21 personas que iban en bici murieron el año pasado, mientras que dos años antes lo hicieron 32, una disminución del 34%. Por el contrario, de acuerdo con La Vanguardia, las víctimas mortales aumentaron entre quienes se desplazaban en coche.

Luchemos por la Vida

En el mundo son cada día más las ciudades que disfrutan de calles seguras, con límites de velocidad bajos, acompañados con el diseño de infraestructuras y la aplicación efectiva de la ley, transformando los espacios públicos para beneficio de toda la comunidad. En mayo de este año se celebró la Semana Mundial para la Seguridad Vial, con el lema “Calles para la vida” (Streets for Life) #Love30.

En Argentina, Luchemos por la Vida, promueve esta iniciativa: lograr reducir la velocidad a 30 km/h en las calles, para disminuir las muertes y generar ciudades más seguras, verdes y habitables. Para ello, junto a Madres del Dolor, realiza una intensa actividad, logrando la entusiasta adhesión de muchas ciudades y ONG de nuestro país.

Más de 30 ciudades ya manifestaron su interés en la propuesta, y muchas avanzaron en la legislación de la reducción de velocidad en sus calles, como: Bahía Blanca, Mar del Plata, Mercedes, Chacabuco Vicente López, en la Provincia de Buenos Aires; San Fernando del Valle de Catamarca; Dolavon y Rada Tilly en Chubut; San Vicente en Misiones; Trenel y Santa Rosa en La Pampa y la Ciudad de Buenos Aires, entre otras.

Evidencias internacionales

Estudios internacionales en base a la evidencia de muchas ciudades de diferentes países que ya tienen esta norma, muestran que un peatón atropellado a 40 km/h tiene un 30% de posibilidades de morir por esta causa, pero esa chance se reduce a un 10%, si es impactado a 30 km/h.

La OMS afirma que un aumento de la velocidad promedio de 1 km/h da lugar a un aumento del 3% en el riesgo de sufrir un siniestro y un aumento de entre un 4% y un 5% en la cifra de fallecidos.

Una disminución de la velocidad de 40 km/h a 30 km/h reduce en dos tercios las muertes en el tránsito. Los mayores beneficiados resultan los más vulnerables en el tránsito, los peatones y los ciclistas, los niños, los adultos mayores y las personas con discapacidad.

 

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook

YouTube: https://bit.ly/TodoRiesgoYouTube