Afianzadora: cauciones y una nueva Argentina

497
nimo afianzadora cauciones nueva argentina

Una gran incógnita asoma el nuevo presidente del país tricampeón mundial, repleto de desafíos luego de una penosa labor económica del casi presidente Massa, que deja una herencia que asustaría al más experimentado piloto de tormenta, como un déficit fiscal de 5% del PBI. De los precios relativos mejor ni hablar, cuando un litro de la popular gaseosa Manaos emparda el valor de un litro de nafta súper. También deja una deuda en 400 mil millones de dólares, marcando un nuevo récord histórico, y un riesgo país flotando en los 2.300 puntos y con el mercado externo de financiamiento completamente cerrado y el mercado interno cuasi saturado con deuda indexada.

La inflación es otro capítulo, con datos proyectados que superan largamente los tres dígitos y con una inflación reprimida en sectores regulados y una emisión que va a impactar en los precios por largos meses. Bomba de tiempo o pasivos remunerados (Leliq), que ya superan el 10% del PBI orillando los 23 billones de pesos; un Banco Central quebrado con más de 12 mil millones de dólares de reservas negativas; y una brecha cambiaria de más del 150% y un tipo de cambio oficial retrasado. La balanza comercial es deficitaria y hay alrededor de 50 mil millones de dólares en deuda de importaciones. Una herencia que solo podría ser encarada por un “loco” que la sociedad eligió, pidiendo a gritos el cambio de un sistema que se encargó de empobrecer a una Argentina que confundía derechos con estar cada día un poquito más pobre.

Desafío

El desafío por enfrentar es enorme y tendrá un protagonista con nula experiencia, pero con ideas claras. El aporte de la coalición opositora (PRO) jugó fuerte aún habiendo quedado en el camino y seguirá siendo necesario para dar sustento institucional y experiencia en el manejo del Estado en general. Tal vez estemos ante una nueva Argentina, donde el inevitable sacrificio inicial para poner las cosas medianamente en un lugar razonable (16 meses) siente las bases de un nuevo resurgimiento sobre cimientos reales y sostenibles en el tiempo. Aparecen más dudas que certidumbres, pero las cartas ya están echadas.

Un nuevo capítulo empieza en este apasionante e inexplicable país, donde los activos argentinos en el exterior tuvieron una fuerte revalorización desde el día posterior a la sorpresiva elección. El ajuste fiscal se viene con todo y, al menos los primeros doce meses del nuevo gobierno, serán de fuerte retracción de la actividad y alta inflación (más alta que la actual), buscando para bien entrado 2025 la reversión de la tendencia inflacionaria. Se buscará, con este brutal “ahorro” producto del severo ajuste fiscal, una contrapartida en el ítem Inversión, donde la actividad privada deberá asumir un protagonismo económico al cual no está acostumbrada. Salvo actividades muy puntuales, vienen meses difíciles en los que se pedirá que el crédito privado reemplace la billetera del Estado que estará guardada hasta nuevo aviso.

Cauciones

El seguro de caución claramente tendrá un año bien difícil. La retracción del Estado impactará de lleno en uno de los bastiones históricos del ramo: la obra pública. El casi nulo (a hoy) financiamiento privado será protagonista necesario en los proyectos de infraestructura símil Proyectos de Energías Renovables o las olvidadas Participaciones Públicas Privadas (PPP) del anterior gobierno. El proponente deberá encargarse del financiamiento para las obras. El comercio exterior (garantías aduaneras) tal vez ayude, aunque la necesaria ralentización de la economía puede enfriar la demanda de importaciones de la poco competitiva industria local. El perfil del negocio contractual privado (inversión privada) seguramente tendrá una mayor participación en la torta, en un segmento donde la no obligatoriedad de garantizar los contratos nos exigirá un trabajo titánico de docencia para que se proteja esa cadena de valor, hoy descuidada.

Se viene un año donde seguramente todos tendremos que hacer grandes sacrificios para que el país logre “normalizarse”, con tremendas oportunidades que nos está dando el mundo vinculado a algunas fortalezas (alimentos, energía, capital humano y minería). La herencia es brutal, pero la oportunidad es aún más grande en un mundo plagado de problemas (guerras, conflictos étnicos, terrorismo, etc.). Una nueva ventana se abre para la República Argentina y todo indicaría que el pueblo argentino (esta vez) internalizó que ciertos sacrificios serán necesarios para buscar un bienestar perdurable para todos. Ver para creer. Hay Argentina, hay futuro… y habrá seguros de caución en 2025.

Columna escrita por Mariano Nimo, gerente general de Afianzadora – Seguros de Caución.

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook

YouTube: https://bit.ly/TodoRiesgoYouTube