Seguro mundial: sin recesión pero mayor resiliencia de las inversiones

132

A nivel mundial, el sector asegurador se muestra optimista de cara a la situación económica, al menos en lo que se refiere a los próximos dos años. De hecho, un gran número de aseguradoras vaticinan que no habrá una recesión global antes de 2022. En su opinión, esto favorecerá a sus respectivas estrategias de inversión. Estas son algunas de las conclusiones que se extraen del último estudio que elaboraron conjuntamente BlackRock y The Economist Intelligence Unit tras entrevistar a 360 altos directivos de aseguradoras de 22 países, y replicado por Latino Insurance.

Aunque las perspectivas económicas son halagüeñas, las aseguradoras consultadas reconocen que están diversificando su combinación de activos para aumentar la resiliencia de sus carteras. Para ello, están apostando principalmente por dos estrategias: la búsqueda de inversiones no correlacionadas en los mercados no cotizados y en las carteras de renta fija. “Si bien las aseguradoras mantienen unas perspectivas de mercado positivas en líneas generales, aumentar la resiliencia en las carteras de inversión constituye una de las principales prioridades para el sector”, destacó Patrick Liedtke, responsable del grupo de Instituciones Financieras de BlackRock.

Además, el 67% de las compañías encuestadas afirman que están intentando integrar criterios de sostenibilidad en sus procesos de inversión, siendo las aseguradoras estadounidenses las que registran el mayor avance en este sentido. No obstante, más de tres cuartas partes de las entidades entrevistadas siguen creyendo que la integración de criterios ESG (criterios medioambientales, sociales y de gobernanza empresarial) conlleva poner en riesgo otros objetivos de inversión.

La demanda continuada de oportunidades de inversión sostenibles apunta a una tendencia en la industria de mayor envergadura, pero las aseguradoras siguen mostrando cierta preocupación sobre el perfil de rentabilidad de este tipo de inversión y sobre el mejor modo de integrar los criterios ESG en una cartera. En muchos aspectos, esto resulta previsible a la hora de abordar un segmento relativamente nuevo en el sector.