Vítolo: toma de decisiones compartida entre médicos y pacientes

555
que-quieren-los-pacientes
Fabián Vítolo, director de Relaciones Institucionales y Servicios Médicos de Noble Seguros.

Fabián Vítolo, director de Relaciones Institucionales y Servicios Médicos de Noble Seguros, escribió para la revista Todo Riesgo una columna sobre la importancia de la toma de decisiones compartida entre médicos y pacientes que se puede leer a continuación.

Fabián Vítolo

Decisiones compartidas

La toma de decisiones compartida es un proceso mediante el cual médicos y pacientes trabajan juntos para aclarar los objetivos del tratamiento y la gestión o autogestión de la condición de salud. Durante el tratamiento, ambos comparten información sobre las opciones y las preferencias a fin de llegar a un acuerdo mutuo sobre el mejor curso de acción.

La toma de decisiones compartida puede implicar distintos grados de negociación y compromiso, pero su núcleo parte del reconocimiento de que médicos y pacientes aportan al proceso conocimientos y experiencias diferentes, pero igualmente importantes:

Conocimientos

La experiencia del médico se basa en el conocimiento del diagnóstico, del pronóstico probable, de las opciones de tratamiento y apoyo y de la gama de posibles resultados sustentados en estudios epidemiológicos. El paciente conoce, por su parte, mejor que nadie el impacto de la enfermedad sobre su vida cotidiana, su actitud personal ante el riesgo, sus valores y sus preferencias.

En la toma de decisiones compartida pesan tanto los conocimientos y las preferencias del paciente como la experiencia del clínico. Las decisiones a las que arriban en conjunto se basan en evidencias sólidas sobre tratamientos o estrategias de apoyo eficaces

Para que la toma de decisiones sea realmente compartida, ambas partes deben comprometerse a compartir no sólo la información, sino también la responsabilidad, reconociendo la necesidad de ello y respetando el punto de vista de la otra parte. También deben comprometerse a una discusión fundada sobre el riesgo, la cual suele instrumentarse mediante el consentimiento informado en el caso de cirugías o procedimientos invasivos, pero que se aplica y documenta con menos rigor cuando la decisión se refiere al uso de medicamentos o al cambio de hábitos.

Guías

Existen en la actualidad un gran número de guías para la toma de decisiones, las cuales fueron avaladas por la evidencia científica. Las investigaciones sobre el tema concluyen que el uso de guías para la toma decisiones de los pacientes conduce a:

  • Un mayor conocimiento.
  • Percepciones más precisas del riesgo.
  • Mayor comodidad en la toma de decisiones.
  • Mayor participación en la toma de decisiones.
  • Menores niveles de ansiedad.
  • Menor número de pacientes que optan por una cirugía mayor.

A pesar del interés generalizado por la toma de decisiones compartida, la utilización de herramientas de ayuda continúa siendo irregular en todo el mundo. Esto puede deberse a varias razones:

  • Las guías para la toma de decisiones desarrolladas en otro país no se adaptan a las necesidades locales.
  • Las guías para la toma de decisiones no fueron bien difundidas.
  • Los equipos clínicos son escépticos respecto de la evidencia que apoya el uso de guías para la toma de decisiones o no tienen clara su aplicabilidad.

Herramientas y compromiso

El desarrollo de una herramienta de ayuda a la toma de decisiones de alta calidad es una tarea que requiere mucho trabajo y puede llevar varios meses. Obliga a consultar a los pacientes acerca de sus necesidades de información; a revisar, seleccionar y resumir la evidencia clínica; a desarrollar y diseñar guiones y sitios web; a gestionar contenidos; a editar textos; a grabar videoclips; a realizar pruebas de campo con pacientes y médicos; y a evaluar su eficacia. Se requiere también un plan de difusión y aplicación cuidadosamente diseñado, junto con recursos y procesos para actualizar permanentemente las guías y adaptarlas a las nuevas tecnologías.

Es importante un gran compromiso clínico a lo largo de todo el proceso para garantizar que las guías sean recursos creíbles y útiles. Es un imperativo ético la comunicación efectiva de información imparcial y comprensible sobre las opciones de tratamiento o autocuidado, sus beneficios e incertidumbres. El hecho de no hacerlo debe considerarse como prueba de una atención de mala calidad.

 

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook

YouTube: https://bit.ly/TodoRiesgoYouTube