La actividad económica sigue creciendo con firmeza, pese a los obstáculos

146
lachman-actividad-economica
Horacio Lachman, director gerente de Todo Riesgo.

La actividad económica sigue en expansión a pesar de un contexto político que crea una generalizada incertidumbre y una situación global cada día más complicada. Pero lo notable es que hay economistas empeñados en ver, en cada problema, una señal de una inexorable caída. Que cada mejora es la última.

De acuerdo a sus anticuadas premisas, consideran que «así no se puede crecer» y retuercen los datos para asegurar que sólo se avanza al precipicio. Sin embargo, la realidad es distinta, y el pronóstico de un crecimiento del 4% anual durante 2022 que hizo el FMI es el más creíble. Pero claro, el FMI (como hoy señalan los economistas ortodoxos) se redujo a una vulgar expresión de populismo económico.

Actividad económica: industria

En el caso de la actividad industrial, se señala como el principio del fin la caída de 1,9% intermensual observada en marzo por el INDEC. Sin embargo, el sector tuvo un crecimiento de 3,7% interanual en el primer trimestre del año, sobre el crecimiento de 15,8% del 2021. La industria está ya no solo en los niveles prepandemia, sino en los más altos desde abril de 2018.

La encuesta de expectativas del sector, que el organismo oficial de estadísticas elabora junto a las estimaciones sobre la producción, muestra que para el segundo trimestre del año 35,5% de industrias proyectan un crecimiento de la demanda y sólo 16,5 % una disminución. Asimismo, 26,6% estima un crecimiento de las exportaciones y solo 17,2% una disminución. El 15,6% de las empresas espera un aumento de sus dotaciones de personal y sólo 5,6 % una disminución, mientras que un 32% incrementaría las horas trabajadas por su personal y sólo 13,9% no.

Solo dos ramas de la industria muestran caídas interanuales en marzo. De todas formas debe destacarse que en esas cifras influyen, significativamente, la ruptura del abastecimiento de componentes a nivel global. Las que retrocedieron, lo hicieron 0,1% o 0,2% interanual.

Sector automotriz

La industria automotriz, clave por su participación directa e indirecta en la industria en general, mostró en abril pasado, con 20 días de actividad, un incremento interanual de 49,5%. Se produjo una caída intermensual de 10,1%, con un primer cuatrimestre de fuerte crecimiento interanual de 25,5%. De todas formas, las exportaciones del sector aumentan vertiginosamente en marzo: 73,1%.

Martin Galdeano, presidente de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), señaló que la baja de abril se debe a problemas de logística globales y el desabastecimiento de semiconductores. En EE.UU., por los mismo problemas con los semiconductores, la producción automotriz cayó 3,3 % en el primer trimestre según lo informa Bloomberg.

Otros sectores

Pero la producción de cemento sigue en aumento. Los niveles de actividad de la construcción en el primer trimestre del año muestran un aumento interanual de 1,3%, con un nivel que no se alcanzaba desde abril de 2018. Hay una caída de la producción intermensual, que tiene que ver con la fuerte disminución de los días hábiles por la Pascua. Pero los despachos de cemento en abril contra abril de 2022 tuvieron un aumento interanual de 9,8% y, en el primer cuatrimestre, de 7,6 %.

Ventas en shoppings y supermercados suben. También la de petróleo. En servicios, puede mencionarse el extraordinario avance en el turismo como un ejemplo elocuente. Supermercados, minoristas y mayoristas muestran una evolución positiva.

La inversión está aumentando. En primer lugar puede hablarse de niveles récord en maquinaria agrícola. Pero hay un crecimiento sostenido de la importación de bienes de capital, de 16,6% interanual en marzo. Hay muchísimos ejemplos de grandes proyectos de inversión que avanzan. Petróleo, gasoductos, litio, minería, industria automotriz, etc.

Conflictos

Pese al indudable impacto negativo de la crisis política, que hace temer pronunciados cambios en el programa económico, más los efectos de una guerra en Europa que modificaron los parámetros de todas las economías del mundo, la economía Argentina está en crecimiento. Hay problemas de abastecimiento de productos del exterior potenciados por las restricciones cambiarias locales, pero las importaciones en valor y en volumen siguen en aumento y, por ahora, la economía sigue creciendo, aunque en otro contexto podría hacerlo aún más rápido.

El nivel de reservas no es holgado y quizás se vea dificultada la meta de aumento comprometida con el FMI. Pero la multiplicación del precio de la energía es una razón más que suficiente para una flexibilización. Que las partes afirman que no habrá flexibilización es obvio: no se anuncia con anticipación, sino a último momento por un mínimo de disciplina.

«¿Para qué se firmó un acuerdo que no se va poder cumplir?», se preguntan algunos. Aunque alguna meta no se cumpla, fue adecuado aunque más no sea para demostrar voluntad de pago y, de esa forma, poder sostener todas las ventajas de quienes están enmarcados dentro de las reglas de juego: por ejemplo, la refinanciación con el Club de París y los programas de inversiones extranjeras. Bien saben de las dificultades el FMI y muchos de los críticos, responsables del estrangulamiento financiero del país.

 

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook

YouTube: https://bit.ly/TodoRiesgoYouTube