Lejbman: “La exposición al fraude se incrementó para todo el mercado asegurador”

296
entrevista eugenia lejbman mercantil andina fraude
María Eugenia Lejbman, gerente de Auditoría Interna de Mercantil andina.

En diálogo con Todo Riesgo, María Eugenia Lejbman, gerente de Auditoría Interna de Mercantil andina, reveló que “contamos con una política antifraude. La misma es de cumplimiento obligatorio para todos los empleados y los directivos. Asimismo, sus principales características son las siguientes: proporciona un instructivo para asegurar las buenas prácticas en prevención y la detección de fraudes; establece programas de capacitación periódicas; brinda una definición de qué es el fraude, los elementos que lo componen, sus consecuencias y las alarmas a tener en cuenta en cada proceso de negocio; y detalla las medidas adoptadas para prevenir y combatir el fraude, las funciones y las responsabilidades de las gerencias participantes, el sistema de monitoreo y de detección, los parámetros e indicadores de alerta, los posibles supuestos de operaciones sospechosas y las pautas generales relativas al régimen de conflictos de intereses”.

La directiva también sostuvo que “los ramos automotores y combinado familiar son los más afectados por el fraude. Desde mi punto de vista, esto se debe fundamentalmente a que el fraude al seguro no es considerado como un delito por el común de la gente. En consecuencia, no es condenado socialmente”.

Modalidades

Las modalidades utilizadas para cometer fraudes van mutando permanentemente, prosiguió Lejbman. ”Se manifiestan de las formas más diversas, tanto al momento de la suscripción como del siniestro. Por ello, resulta de suma importancia la colaboración y la comunicación entre compañías de seguros, verificadores y liquidadores de siniestros. También el establecimiento de un sistema automático de monitoreo, así como la capacitación periódica al personal de las distintas áreas de la compañía”, precisó.

Los casos más comunes que detectamos durante el ejercicio 2019-2020 estuvieron relacionados con la rama automotores. Correspondieron a siniestros ficticios por auto robo de ruedas y de vehículos, vehículos con antecedentes siniestrales en otras compañías detectados en la etapa de suscripción, siniestros ocurridos con anterioridad al inicio de vigencia de la póliza pero denunciados con fecha falseada, y siniestros de real ocurrencia con daños magnificados, entre otros”, enumeró la ejecutiva.

Impacto y pandemia

Lejbman además explicó que ”si bien contamos con información y KPIs que nos permiten analizar el ahorro por los casos detectados con sospecha de fraude y desistidos en el ejercicio, así como comparar los mismos con ejercicios anteriores, considero que no se puede estimar a ciencia cierta a cuánto ascienden las pérdidas originadas por el fraude. Las mismas dependen de las modalidades existentes detectadas, así como de aquellas no detectadas aún”.

Finalmente, la directiva analizó que como efecto de la pandemia y las consecuentes altas de clientes y pólizas tomadas bajo modalidades no presenciales, ”la exposición al fraude se incrementó para todo el mercado asegurador. Esto nos hizo reforzar los controles existentes y programar nuevos controles diarios de auditoría continua a los efectos de su detección oportuna”.

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook

YouTube: https://bit.ly/TodoRiesgoYouTube