Grandjean: “El esfuerzo del sector durante este año fue enorme”

279
entrevista carlos grandjean presidente adeaa
Carlos Grandjean, presidente de la Asociación de Aseguradores Argentinos (AdeAA).

En diálogo con Todo Riesgo, Carlos Grandjean, presidente de la Asociación de Aseguradores Argentinos (AdeAA), consideró que el impacto de la pandemia en el sector asegurador “es integral y, en algunos aspectos, disruptivo. Afecta tanto la producción como lo operativo. Repercute en los costos, en la tecnología, en aspectos normativos y legales, en la intermediación y en el factor humano. Desde el punto de vista de la producción, la pandemia y su consecuencia, que es la cuarentena, generan una parálisis en numerosas actividades que impacta directamente en las ventas. Y esta parálisis produce, a su vez, un efecto cascada que termina afectando el poder adquisitivo de la población y toda la cadena de pagos”.

En lo operativo, prosiguió el directivo, “el aislamiento en nuestros hogares, tanto del personal de las aseguradoras como de los productores asesores y asegurados, genera un replanteo integral de todo el proceso administrativo tal cual lo veníamos ejecutando. Es un verdadero desafío para toda la cadena de valor del seguro adaptarse y reinventarse, en un lapso muy corto, a todo este cambio disruptivo en la operación”.

Evolución de los costos

En lo que respecta a los costos, analizó Grandjean, “también se trastoca toda la cadena: algunos disminuyen, mientras que otros aumentan. Desde el punto de vista siniestral se verifica, por un lado, una disminución en algunos ramos por la menor movilidad social. Pero, al mismo tiempo, frente al deterioro de la situación económica, se incrementan los riesgos de robo y moral. Esto se verifica igualmente en riesgos del trabajo con la incorporación de la cobertura del COVID-19 para las actividades esenciales, que vuelve a ser un nuevo desafío para el mercado”.

El ejecutivo también se refirió a los costos fijos de las compañías: “Se advierten algunas disminuciones por la mayor digitalización. Sin embargo, en paralelo, aumentan los requerimientos de tecnología, capacitación, almacenamiento de información y comunicaciones. Este es el aspecto tecnológico que requiere acelerar aún más la transformación de las aseguradoras: incorporar nuevo personal en un país en el que la demanda de personal de tecnología supera ampliamente la oferta. No deja de ser una paradoja que, en un país con desempleo alto y creciente, solo se reciben unos 5 mil profesionales en informática por año cuando la demanda supera los 10 mil”.

Personal y productores

Respecto de la intermediación, esta pandemia, “como en todos los demás aspectos, se ocupa de transparentar y magnificar las virtudes y los defectos de todos nosotros. En el caso de la intermediación, la pandemia permite transparentar aún más las virtudes que ofrecen los productores a la hora de contratar un seguro frente a otras alternativas. El enorme valor agregado de los productores íntegros y profesionales a través de su asesoramiento, su servicio y su contención, frente a situaciones difíciles y a veces dramáticas, respaldados en compañías sólidas y confiables, resalta su noble labor en estos momentos tan duros que nos tocan vivir”, remarcó Grandjean.

Asimismo, manifestó el presidente de AdeAA, “pudimos ver en nuestras aseguradoras que, al final, todo se reduce al factor humano y a rodearse de buenas personas, bien intencionadas, en todos los niveles de nuestras organizaciones. Estas personas se pusieron esta dramática situación al hombro, soportando situaciones personales, familiares y sociales tremendamente difíciles. Sin embargo, pusieron lo mejor de sí para salir adelante. En este sentido, nuestro agradecimiento y admiración hacia todo el personal y productores del sector. Estuvieron a la altura de las circunstancias aun viviendo uno de los momentos más difíciles que nos pueda tocar en nuestras vidas”.

Relación con las autoridades nacionales

En otro orden, Grandjean indicó que “podríamos definir la relación del mercado con las autoridades en este año complicado como madura, realista y constructiva. Hay espacio para poder decir lo que uno piensa, tanto en las críticas como en el apoyo. Desde las diversas cámaras, y en un diálogo permanente y constructivo, venimos solicitando diversas medidas que puedan mejorar la operación, la solvencia y la liquidez de las compañías. Obtuvimos respuestas satisfactorias tanto en lo que hace a la operación como a la solvencia. Quizás no tanto en las medidas que hacen a la liquidez. De todos modos, somos absolutamente conscientes de la dura realidad de nuestro país y de que todos los actores, incluido el Gobierno, tienen demandas de mayor liquidez en la economía”.

El directivo también resaltó que “el sector no fue beneficiado con prácticamente ninguno de los beneficios que se otorgaron a todo tipo de empresas, incluidas algunas de las más grandes del país. Por su parte, el mercado acompañó y colaboró con el Gobierno en la reestructuración de la deuda tanto de legislación local como extranjera. El esfuerzo del sector durante este año fue enorme”.

Teletrabajo

Grandjean consideró además que el trabajo virtual ocupará un espacio importante en el futuro de las compañías de seguros. “Especialmente en aquellas aseguradoras que tienen su casa matriz en grandes centros urbanos y en donde el transporte desde los hogares hasta el lugar de trabajo se transformó en un verdadero desafío. También hay que tener en cuenta que el sector se presta particularmente bien al teletrabajo con la incorporación de todo el abanico de nuevas tecnologías. Los únicos productos físicos que manejábamos hasta no hace tanto tiempo eran la póliza impresa y la cobranza. Ambos se digitalizaron. Todo esto redunda en una industria especialmente estructurada como para poder trabajar con la modalidad de teletrabajo”, señaló.

Consultado sobre el surgimiento de nuevas necesidades de cobertura en el actual escenario, el ejecutivo respondió afirmativamente. En este sentido, “me parece interesante el concepto de ‘economía de la vida’ de Jacques Attali”, comentó Grandjean, quien explicó: ”Bajo este concepto, el economista francés agrupa la salud, la educación, la alimentación y la economía digital como los sectores que saldrán fortalecidos de la pandemia. Si tomamos como válido este concepto, el mercado de seguros y los productores deberían orientarse hacia estas actividades. Así, sin duda alguna, aparecerán numerosas oportunidades en los seguros de vida, salud, seguro técnico, equipamiento tecnológico del hogar, movilidades alternativas, responsabilidad civil productos, ciberriesgos y transportes. Ya hoy en día estamos notando nuevas demandas de seguros para las cuatro actividades mencionadas. Esto lleva a las compañías a ofrecer y generar nuevos productos, y a mejorar y actualizar los existentes”.

Panorama complejo

En último término, el presidente de AdeAA sostuvo que las perspectivas nos son alentadoras para el sector a corto y mediano plazo. “Se espera una caída en el PBI mundial para 2020 en torno al 7%. En el caso de nuestro país, la baja superaría a la de 2002 y se ubicaría en torno al 12%. Superada esta etapa, esperamos un repunte de la actividad. En el mientras tanto, debemos concentrarnos en la profesionalidad y en la prudencia. También en dar un buen servicio, en pagar correctamente los siniestros y en buscar soluciones creativas. Es el momento para dar lo mejor de nosotros mismos y, seguramente, los que superen esta difícil etapa saldrán fortalecidos”.

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook