Pastore: “El reaseguro es vital para la solvencia del mercado”

208
columna guillermo pastore ceo special division
Guillermo Pastore, CEO de Special Division Reinsurance Brokers.

El reaseguro internacional y local es un pequeño emergente de una situación económica global con diferentes resultados según la política sanitaria que cada país adoptó en relación con disímiles idiosincrasias y situaciones prevalentes. El reaseguro es solo una herramienta de solvencia signada por variables en las cuales la realidad macro excede el significado de una cobertura que ampara vidas y activos.

Luego de cerca de un año del inicio de la pandemia y en el que primaron las buenas intenciones, solo es necesario comparar indicadores de detracción porcentual del PBI, desempleo, inflación, cantidad de testeos, muertos e infectados por millón de habitantes para comprender qué países operaron diligentemente y cuáles no tuvieron equipos multidisciplinarios operando mancomunadamente, además de carecer de estrategias de coyuntura y largo plazo. Fueron los mismos que optaron como casi única respuesta a la pandemia a las restricciones a principios constitucionales básicos que demostraron futilidad en sus resultados con el paso del tiempo. Ya quedó demostrado que la antinomia salud versus economía era errónea.

También fue otra evaluación desacertada haber concebido como única enfermedad el coronavirus y no haber considerado la salud como una integralidad. La exacerbación de la crisis económica provocada por aislamientos sin horizonte, de imposible cumplimiento, genera más muertos por COVID-19 y suma otros tipos de dolencias crónicas desatendidas.

Países más y menos afectados

Se comprueba que el mayor retroceso económico es experimentado por los países pobres que adoptaron solo políticas de aislamiento. Son los que ostentan los peores indicadores de la pandemia. En contraposición, los países que apelaron a la libertad con responsabilidad esgrimen recuperaciones veloces y menos muertos e infectados por millón. Cuando la política carece de plan, solo queda observar la frustración que experimenta el que realmente produce y solidariamente mantiene al que no lo hace.

La pandemia, como cualquier otro hecho que por su virulencia cambia las reglas establecidas por importantes períodos, puede generar alternativas de cambios profundos. Hubiese sido una oportunidad para impulsar modificaciones de tenor, como una reforma fiscal, laboral y previsional desde lo económico. Desde el trabajo, propender a que los beneficiarios de los planes efectúen tareas productivas. Desde lo social, abogar por una nueva ley de la niñez y adopción en protección de los menores sin techo, educación o salud. El Estado debe hacerse cargo de los menores que pululan en las calles. El retraso en la educación que sufrieron nuestros niños y jóvenes por una política de no regreso a las aulas es preocupante. Luego de los dos primeros meses, hubiese sido fundamental el regreso paulatino a las clases.

Lo mencionado solo pretende describir el razonamiento de la política y algunas medidas que hubiesen generado la necesaria confianza para inducir a la ciudadanía a creer en un país que produzca mejoras sostenibles.

El reaseguro

Este mercado se conducirá al ritmo de la economía, privilegiando capacidad, condiciones y precios hacia los países que exhiban mejores indicadores de recuperación y posibilidades de pago. Hay que acotar que el mercado de reaseguros viene endureciéndose en forma segmentada desde hace tiempo, bastante antes de la pandemia, básicamente debido a resultados poco halagüeños en distintas líneas de negocios.

Ya con el COVID-19, el mercado debió tomar más recaudos por varios motivos. El primero fue en relación con la caída de activos posicionados en títulos y monedas que se depreciaron a raíz de los pronósticos de baja de la actividad económica por el virus. A lo anterior cabe incorporarle la incertidumbre en cuanto a la mayor siniestralidad que podría originar el coronavirus. Desde interpretaciones sobre pérdida de beneficios, pasando por la agravación de riesgos por demoras en reconstrucciones hasta trabajadores afectados por la enfermedad, etc.

Qué se espera para 2021

Es real que el mundo y la Argentina experimentaron renovaciones contractuales razonables en capacidad y condiciones durante 2020, pero este año será diferente. Durante 2021, los mercados agudizarán la segmentación hacia los territorios y las coberturas que maximicen rendimientos. También observarán detenidamente el riesgo crediticio y la real posibilidad de pago de las coberturas.

En este contexto, en nuestro país se debe tomar conciencia que el reaseguro es vital para la solvencia del mercado en una forma mucho más relevante que en el pasado. Esto debido a que los activos que poseen las aseguradoras no reflejan el valor real del mercado. En caso de necesidad de realización de inversiones ante eventos adversos, solo el reaseguro podrá salvaguardar la integridad y sostenibilidad del mercado asegurador.

Nota escrita por Guillermo Pastore, CEO de Special Division Reinsurance Brokers.

 

Seguinos en las redes:

LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn

Twitter: https://bit.ly/TodoRiesgoTwitter

Facebook: https://bit.ly/TodoRiesgoFacebook

YouTube: https://bit.ly/TodoRiesgoYouTube