Zack: “Nuestro reducido stock de juicios nos permite ser más competitivos en las cotizaciones”

362

Todo Riesgo dialogó con Fernando Zack, gerente general de Plus ART.

¿Podés hacer un resumen de la trayectoria de Plus ART?

La empresa trabaja en el sistema de riesgos del trabajo desde los inicios de dicho sistema. Si bien Plus ART es una marca nueva, opera desde el año 1996. Es parte de un grupo asegurador que tiene 60 años en el mercado de seguros patrimoniales, con lo cual es una compañía con mucha trayectoria en el sector asegurador en general y en riesgos del trabajo en particular. Siempre estuvo entre sus objetivos mantenerse como una ART pequeña, de nicho, y con una operatoria prolija. En mayo de 2017 se renueva su Presidencia aportando un cambio de paradigma en la conducción general. A partir de ahí, el Grupo se posiciona como una alternativa, presentando dos líneas de negocios consolidadas (patrimoniales y riesgos del trabajo) con el objetivo de posicionarse como una empresa mediana con alcance nacional y construyendo junto a los productores y clientes un equipo de trabajo basado en la confianza y la mejora continua.

Los cambios mencionados generaron un envión importante.

Sí, pero el esfuerzo fue muy grande. Cuando asumió la nueva Dirección, la compañía, que en ese momento tenía otro nombre –Productores de Frutas Argentina–, estaba en una situación muy crítica. Como consecuencia de ello, implementamos un programa de saneamiento y de regularización a cinco trimestres, que fue aprobado por la Superintendencia de Seguros de la Nación. En esos cinco trimestres, que se desarrollaron hasta septiembre de 2018, nos comprometimos con la SSN a alcanzar un déficit cero en materia de capitales y logramos un superávit de 118 millones de pesos, con lo cual cumplimos holgadamente los compromisos, que de por sí eran muy exigentes. Cumplido el plazo, se levantaron todas las medidas que pesaban sobre la empresa y así pudimos tener una estrategia de crecimiento mucho más consolidada. Durante buena parte de 2018 nos concentramos fuertemente en cumplir el plan de adecuación y a despejar cierta incertidumbre que había en el mercado respecto de nuestra situación. A fines del año pasado, y ya fuertemente durante este año, pudimos crecer en forma sostenida también como consecuencia de acciones que fuimos tomando en el medio: relanzamos la identidad corporativa de la compañía –presentando las unidades de negocios Prof Seguros y Plus ART–, mudamos nuestra sede corporativa a un edificio ubicado en Juncal y Cerrito en el barrio de Recoleta y realizamos la apertura de nuevas agencias en el interior del país.

¿Qué objetivos se plantean cumplir durante el ejercicio que termina en junio del año próximo?

Estamos comprometidos en un proceso de crecimiento muy fuerte. En el primer semestre crecimos en cápitas cerca de un 200%. Apostamos a poder seguir haciéndolo de igual manera durante este ejercicio. Para ello, nuestro tamaño mediano resulta una ventaja competitiva porque nos convierte en una empresa flexible y dinámica que toma decisiones rápidas. Esto nos permite, por un lado, adaptarnos fácilmente a los constantes cambios de contexto y, a la vez, algo que es muy valorado por los clientes, tener un trato personalizado con ellos, mantenernos cerca y que nos conozcan. Estos son valores que queremos fortalecer, creemos que son muy valorados y respetados por nuestros clientes y los mantendremos sin importar nuestro crecimiento.

¿Qué presencia tienen a nivel nacional y cómo observás el actual sistema de riesgos del trabajo?

Tenemos una fuerte presencia en la zona del Valle de Río Negro, donde nació la compañía. Contamos con nuestra sede central en la Ciudad de Buenos Aires y con agencias en el interior del país: Concordia, Santa Fe, Mendoza, Cipolletti, General Roca, Neuquén, Villa Regina, Salta, Córdoba y San Miguel de Tucumán. Dentro de nuestro plan de apertura de agencias, es probable que en breve abramos una sucursal en Mar del Plata. En relación con la situación actual del mercado, con la nueva Ley de Riesgos del Trabajo, el sistema vio una disminución en los niveles de judicialidad, que representaba un serio riesgo para las aseguradoras y distorsionaba el funcionamiento del negocio. Obviamente, las empresas quedan con un stock de juicios muy importante. También allí tenemos una ventaja sobre la gran mayoría de las aseguradoras porque nuestro stock de juicios es muy reducido. Esto nos permite ser más competitivos en nuestras cotizaciones.