Uruguay: la respuesta del seguro frente a la pandemia

331
uruguay pandemia seguro veiroj audea

Al momento de escribir esta nota, el mundo se encuentra atravesando la crisis del COVID-19. Una de las crisis de mayor envergadura a nivel mundial de los últimos tiempos y que traerá aparejados severos impactos humanos y económicos. Todos los analistas coinciden en que esta crisis traerá recesión. Aunque existe incertidumbre sobre la extensión y la amplitud del shock, visualizamos tiempos de ajustes en todos los sectores.

El mercado asegurador en el Uruguay demostró resiliencia ante situaciones de crisis en el pasado. Entendemos que, como parte de un trabajo mancomunado de todos los actores del sector asegurador, se va a navegar por esta crisis sin mayores efectos de largo plazo.

Repasamos a continuación las principales consecuencias de la pandemia en el mercado asegurador del Uruguay.

Garantía en la prestación de servicios de seguros

Las aseguradoras privadas nucleadas en la Asociación Uruguaya de Empresas Aseguradoras (AUDEA) mantuvieron totalmente operativos los servicios de seguros frente a esta situación excepcional. Implementaron en un 100% el trabajo remoto para proteger a sus colaboradores y a la comunidad en su conjunto.

En el marco de la responsabilidad social empresarial del sector y, a los efectos de proteger a las personas y colaborar con la no propagación del coronavirus, se pusieron en práctica planes de contingencia. Esto con el fin de asegurar que colaboradores, asegurados e intermediarios maximizaran la utilización de herramientas remotas para la comunicación y la realización de trámites relativos a pólizas de seguros.

Las medidas adoptadas también incluyen el reforzamiento de las medidas de higiene, restricciones de viaje, cuarentena de personas con riesgo de infección y realización de reuniones utilizando medios tecnológicos.

Se prevé que en mayo varias empresas de seguros comiencen a transitar hacia fases de normalidad laboral al implementar protocolos de regreso al trabajo presencial de forma responsable y bajo condiciones de seguridad sanitaria.

Aspectos regulatorios

Cabe destacar que en el Uruguay, a diferencia de la Argentina, no existió hasta ahora un confinamiento obligatorio como consecuencia de la pandemia. Aun así, el regulador del mercado, la Superintendencia de Servicios Financieros del Banco Central del Uruguay (SSF) decretó que las aseguradoras, como servicio esencial que son, deben mantener la prestación de sus servicios.

Si bien en el caso de la actividad bancaria se exigió que los bancos contaran con prestación presencial, no fue el caso de las empresas de seguros. Ello permitió la organización del servicio de manera remota, como mencioné anteriormente.

En segundo término y, a diferencia de otros países, en el Uruguay no hubo iniciativas regulatorias que tuvieran por objetivo obligar a las aseguradoras a pagar reclamos y/o resarcir pérdidas excluidas contractualmente en coberturas de seguros vigentes relacionadas con la pandemia.

En lo que refiere a la regulación de solvencia prudencial de la SSF, AUDEA solicitó flexibilización normativa en diversos aspectos. Esto para asegurar la estabilidad y el correcto funcionamiento del sector asegurador, lo cual fue acogido positivamente por el regulador.

A la fecha, la SSF emitió una normativa especial que otorga plazos adicionales para la constitución de las previsiones por incobrabilidad de primas a pagar. Dicha normativa pretende considerar las eventuales dificultades que puedan tener los asegurados para hacer frente a los pagos de los planes de financiación de sus seguros. A su vez, permite que estas dificultades no afecten la cadena de aseguramiento de las familias y de las empresas.

La SSF se mostró muy abierta a considerar otras flexibilizaciones, pero las mismas aún no fueron confirmadas. AUDEA confía en que la SSF tome definiciones en los siguientes temas:

  • Posponer la entrada en vigencia de una nueva norma de ramas y reservas con impactos operativos y financieros significativos.
  • Contar con flexibilidad en caso de que existan déficits en las relaciones técnicas ocasionados por el contexto de la pandemia (baja en valor de activos, no computabilidad de reaseguros por baja en calificaciones, etc.).
  • Flexibilidad en cuanto al cumplimiento de normas con conocimiento del cliente.

Impacto en las operaciones

Al momento de escribir estas líneas, todavía es temprano para conocer el efecto de la pandemia en las operaciones. Todavía no compilamos la información al cierre de abril. De todas formas, podemos efectuar las siguientes consideraciones generales:

  • Cobranzas: en general, se comenzaron a apreciar dificultades a nivel de la cobranza (enlentecimiento). Esto provocó un manejo de dicha situación en una base caso a caso por parte de las empresas de seguros.
  • Ventas/renovaciones: en líneas generales se aprecia un impacto a nivel de nuevos negocios, dependiendo del tipo de negocio y canal. El foco del trabajo de las aseguradoras es la retención, lo cual también se gestiona caso a caso. Existen empresas de seguros que apreciaron un cierto impacto a nivel de las renovaciones y otras que aún no lo verificaron.
  • Siniestros: en algunos casos (autos, principalmente) puede apreciarse una baja en la frecuencia, aunque no mayormente importante. Cabe destacar que en el Uruguay, al no existir confinamiento obligatorio por la pandemia, existe una circulación de automóviles que se estima en más de un 60% de lo normal.
  • Activos: desde la aparición de la pandemia, el valor de los activos públicos uruguayos disminuyó significativamente. Esto generó efectos en las aseguradoras dado que, por normativa, son los activos en los que las empresas de seguros deben invertir principalmente. En algunos casos, el impacto fue mitigado por la evolución del tipo de cambio ya que también se notó una depreciación del peso uruguayo en el mismo período. Sin embargo, el resultado final para cada aseguradora depende de la posición en moneda extranjera con que cuente.
  • Laboral: todas las empresas de seguros mantuvieron a todo su personal en condiciones normales por el momento. El impacto vino por el lado de las contrataciones planeadas o futuras, que en muchos casos se congelaron.

Acciones solidarias

De manera individual, todas las aseguradoras uruguayas, en el marco de su responsabilidad social empresarial, contribuyeron con varias acciones solidarias. A nivel del mercado privado en su conjunto, AUDEA decidió apoyar la emergencia sanitaria con iniciativas que procuran ayudar a sectores vulnerables o que todavía requieren apoyo. En tal sentido, se donaron canastas de comida a dos iniciativas e insumos médicos a personal de la salud.

Nota escrita por Alejandro Veiroj, director ejecutivo de AUDEA.

 

Ya podés seguirnos en nuestra nueva cuenta de LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn.