Salazar: “Riesgos del trabajo y caución son los sectores más afectados”

408
salazar adeaa aislamiento pandemia seguro todo riesgo tv

En su visita a Todo Riesgo TV, Daniel Salazar, director ejecutivo de la Asociación de Aseguradores Argentinos (ADEAA), reflexionó en primer término que esta coyuntura “afecta al seguro tanto como a la totalidad de la actividad económica”.

Respecto de las propuestas que desde las asociaciones del sector plantean frente este escenario, Salazar puntualizó que ADEAA, en conjunto con las demás cámaras, “tenemos un consenso generalizado en las cosas que le solicitamos al Estado nacional. Quiero aclarar que no estamos pidiendo ningún tipo de ayuda, simplemente que el Estado cumpla con sus obligaciones y que marque las reglas lógicas para el funcionamiento del mercado”.

El primer punto solicitado “tiene que ver con que se tomen nuestros títulos a valor técnico para el pago de siniestros o de salarios. O, en su defecto, si eso no puede ocurrir, que se tomen por lo menos para el pago de algunos impuestos. Creemos que así se le dará mayor solvencia al sistema y podremos pasar este momento traumático”, expresó el directivo.

Por otro lado, prosiguió Salazar, “estamos pidiendo poder pagar el IVA por lo percibido y no por lo facturado, un histórico pedido del sector. Nosotros, a diferencia de otros sectores económicos, adelantamos una parte del IVA porque facturamos una vez y cobramos en cuotas”.

En cuanto al tercer punto, “solicitamos que cuando el Estado nacional genera títulos que dan ciertos rendimientos, sean equivalentes a la evolución de nuestros pasivos judiciales. Entonces o bien que el Estado nacional emita títulos a la par de nuestros pasivos o bien que se dicte un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que establezca que nuestros pasivos deben actualizarse por CER más alguna tasa menor y no por estas tasas fenomenales con las que nos condena la Justicia”, explicó el ejecutivo.

Protocolo

Respecto al protocolo elaborado por el mercado asegurador, Salazar indicó que “nosotros y todo el sector estamos trabajando desde el inicio de la cuarentena y el aislamiento para que el Estado nacional nos permita una apertura parcial y gradual. A su vez, generamos una propuesta de protocolo para cuidar a los trabajadores del sector y a la sociedad en su conjunto. Este protocolo ya fue presentando por todas las cámaras aseguradoras junto con el Sindicato del Seguro y la Federación de Asociaciones de Productores Asesores de Seguros de la República Argentina (FAPASA)”.

En cuanto a los aspectos más relevantes del protocolo, precisó el director ejecutivo de ADEAA, “se plantea en una primera instancia el trabajo de guardias o de un 10% del personal de las compañías de seguros. En algunas zonas lejanas de las grandes ciudades, que sea el 15% o el 20%. Por supuesto que no trabaje personal en situación de riesgo ni embarazadas”.

Aseguradoras

En tanto, continuó Salazar, “las compañías se comprometieron a elegir primero a los trabajadores solteros que no tengan personas a cargo o sin hijos, jóvenes que puedan movilizarse por sus propios medios. Se prevé también que sea mejor elegir a las personas que se encuentran más cerca de su trabajo para que no utilicen el transporte público. Además, por supuesto, las lógicas protecciones que todo el mundo está tomando dentro de las oficinas: barbijos, limpieza del lugar, lavado de manos, alcohol en gel, distancia, etc.”.

En una primera instancia “tampoco pretendemos la atención al público. Y en caso de que hubiera algún tipo de atención al público por algún evento extraordinario o alguna emergencia, que se toman otras previsiones mayores. En eso estamos. Esperamos que el gobierno nacional pronto tome nota y advierta que una pequeña y muy gradual apertura no afectará la salud pública y nos permitirá a nosotros trabajar mucho mejor”, declaró el directivo.

Impacto

En otro orden, Salazar sostuvo que en este contexto se vieron principalmente perjudicados “nuestros clientes. Ese es un gran problema. Por ahí no lo sentimos hoy, ni mañana, pero sí lo sentiremos en el muy corto plazo. Especialmente hay dos sectores que se vieron muy afectados. Uno es riesgos del trabajo, donde bajó enormemente el ingreso de la alícuota. El otro sector es caución. En tanto y en cuanto no hay contratos para caucionar, la actividad baja enormemente. Esos son los dos sectores que más lo sintieron, aunque toda la actividad lo sufre. La cobranza bajó y hubo muchas bajas de distintos seguros en diferentes áreas y sectores”.

Automotores

Consultado sobre el efecto que puede tener la menor circulación de automotores sobre el costo del seguro, el ejecutivo reconoció que “es el debate de los últimos días. Por lo menos en el ambiente de los productores es un tema muy candente. Pero es muy complicado. Primero tenemos que pensar de dónde venimos y la situación en la que estamos. Nosotros venimos de resultados técnicos insuficientes o negativos en el sector automotor. Entonces quizás no es un buen momento para bajar primas. Por otro lado, todos estamos conscientes de que bajó mucho el uso del vehículo pero tampoco es que bajó a cero”.

En este sentido, agregó Salazar, “el sector agrícola sigue trabajando, el sector de los transportistas también. O sea, hay muchas actividades que fueron declaradas esenciales y siguen operando. Hay una merma en la utilización de los vehículos pero tampoco es que no se usan más o que están todos en los garajes. Y hay un tercer elemento, que también debe ser analizado, y es que los tiempos de grandes crisis generaron que después aumente la siniestralidad. Yo me quedaría más tranquilo si mi compañía fuera más reacia a hacer algún tipo de descuento porque eso significa que está manteniendo primas suficientes y el día de mañana responderá mejor”.

Futuro

En último término, el director ejecutivo de ADEAA manifestó que “si algo bueno puede sacarse de este desastre sanitario es que provocará un cambio copernicano en el funcionamiento de las compañías de seguros. Cambiará, primero y principal, la relación del productor con su aseguradora. El productor ya se dio cuenta que trabaja mucho mejor desde su casa. Acá hay, sin dudas, un cambio en cuanto a la relación compañía-productor”.

Pero para Salazar también habrá un cambio en la relación del trabajador con la empresa: “Muchas aseguradoras se dan cuenta que es muy eficiente el trabajo tal como están haciéndolo ahora y que hay muchas personas muy capacitadas para realizarlo. Y el trabajador también se da cuenta que le conviene, que no tiene horas de transporte, que puede estar preocupado por sus hijos y trabajar, que puede hacer otras actividades, que puede modificar sus horarios, etc. Todo esto será un cambio positivo para el mercado en su conjunto”.

 

Ya podés seguirnos en nuestra nueva cuenta de LinkedIn: https://bit.ly/TodoRiesgoLinkedIn.