Reactivación industrial

228

La industria siderúrgica tuvo en mayo un crecimiento con incremento de la producción de acero crudo del 4% respecto a mayo de 2016 y del 7,3% respecto a abril. El comunicado de la Cámara Argentina del Acero señaló que “los productos destinados a la construcción pública y la agroindustria continúan estimulando el consumo de acero. Línea blanca continúa con crecimiento moderado y la producción automotriz y fabricación de envases siguen en contracción”. Las expectativas son optimistas porque “la mejora en la evolución de la cantidad de permisos de edificación permiten vislumbrar que los despachos a este segmento continuarían en una senda de crecimiento. Se espera hacia adelante que el sector de gas y petróleo impacte positivamente en la demanda de acero producto de las inversiones ya anunciadas en Vaca Muerta”.

En cuanto a la industria de la construcción, el despacho de cemento aumentó en mayo un 8,7% respecto a mayo de 2016 y el consumo interno creció más aún hasta el 9,8%. Por su parte, el Indice Construya, que elaboran las empresas líderes del sector, mostró un aumento de la venta interanual de insumos del 14,5%. Este índice incluye, además de cemento, ladrillos, cerámicos, adhesivos y pastina, pinturas impermeabilizantes, sanitarios, grifería y cañerías de agua. Cabe señalar que la recuperación de la actividad de la construcción todavía no permitió alcanzar los niveles de 2015, pero se está superando el brusco deterioro del año pasado.

Mas allá de los sectores directamente influidos por el crecimiento del agro y la obra pública, la actividad industrial continúa en retroceso. Los datos globales del sector muestran una caída del 2,4% en el primer cuatrimestre del año. En abril en particular, la caída de la producción interanual medida por el INDEC fue del 2,3%. La marcha del sector en su conjunto en mayo recién se conocerá a fin de mes, pero puede esperarse que se vea frenado el retroceso ya que, sumado al aumento en la producción de cemento y acero, la industria automotriz que viene en recesión este año tuvo el mes pasado un incremento interanual del 13,8%.

De todas formas, debe advertirse que la mejora, que se observa sobre los bajos niveles del año pasado, tiene su talón de Aquiles en que está sustentada en la obra pública en un contexto de elevado déficit fiscal y graves distorsiones macroeconómicas que impondrán políticas de ajuste una vez pasadas las elecciones.