Pobreza y pilares

461

El mes culminó con la difusión de los datos de pobreza e indigencia del INDEC correspondientes al primer semestre de 2019, datos que, si bien no fueron sorpresa, confirmaron la gravedad de la coyuntura económica.

En un año -del primer semestre de 2018 al primer semestre de 2019-, la pobreza aumentó un 8%, lo que implica 3,6 millones de nuevos pobres. La indigencia tuvo un escalofriante incremento del 57% también en un año, de forma que viven entre nosotros 3,4 millones de personas que pasan hambre. Estos números reflejan la situación antes del resultado de las PASO y el nuevo estallido cambiario posterior, que agravó sustancialmente la realidad de todos los sectores sociales, pero especialmente la de los más vulnerables.

Por eso no parece ser muy adecuado dirigirse a las clases medias como principales víctimas de la política económica y centrar en ellas la ayuda en esta etapa. Pero lo más incoherente es señalar que este costo se pagó por construir sólidos pilares que garantizan el futuro.

¿Acaso los países que van al FMI tiene sólidos pilares? ¿Cuándo el FMI otorga el mayor crédito de su historia, es por la solidez de la economía? ¿Qué implica que el programa con el Fondo tuviera que ser rectificado sucesivas veces porque naufragaba y finalmente fracasó?

Argentina tenía débiles pilares en diciembre de 2015. El nuevo gobierno no hizo más que socavarlos hasta que el país se derrumbara.