Mirante: “Se viene la época de los seguros proporcionales al tiempo de uso”

523

Todo Riesgo dialogó con Pedro Mirante, presidente y gerente general de Mercantil andina.

¿Qué análisis hace del último ejercicio?

El mercado creció casi un 30% y Mercantil lo hizo en un 49,5%, estuvimos 20 puntos porcentuales por arriba. Fue un ejercicio excelente para nosotros, nos permitió ganar tres puestos en el ranking y pasamos a ser la aseguradora número 10. De todas maneras, el core business de la empresa es fundamentalmente la rentabilidad. En ese sentido, podemos decir que la rentabilidad ante impuestos fue del orden de los 370 millones de pesos. Creo que el servicio que está dando la empresa, que es de alguna manera una reafirmación de lo que venimos haciendo los últimos años, es lo que nos permitió ubicarnos en una posición de privilegio.

¿Cuál fue el impacto de las regulaciones de reservas?

Como todos sabemos, las reservas habían quedado fijas desde 2009. El organismo de control actualizó los valores del método del tramo para la reserva de siniestros pendientes y, en el caso de Mercantil andina, liberamos reservas por 178 millones de pesos. Vale decir que el IBNR constituido era netamente superior al reajuste que determinó el ente de contralor de la actividad aseguradora. Creo que es un buen mensaje.

¿Qué objetivos se fijaron para el ejercicio en curso?

En primer lugar, la historia: en los últimos siete años, el mercado creció un 358% y Mercantil lo hizo en un 653%. Fuimos incorporando productores en provincias donde no teníamos presencia y hoy estamos en 23 de las 24 provincias que configuran la geografía nacional. Para adelante tenemos un business plan que nos exige crecer un 30% este año. Computados los primeros dos meses ya estamos muy cerca de ese objetivo. Hicimos también un business plan a cinco años vista que nos exige crecer un 125%. Apuntamos a que la economía se estabilice y a que las economías regionales se potencien. Pensamos que vamos a cumplir con los pronósticos previstos para estos cinco años y, obviamente, para este año en curso.

¿Qué servicios brindan a productores y asegurados en materia de tecnología?

Contamos con una web para productores y una web para asegurados. Además, estamos desarrollando una web para abogados para seguir toda la sistemática de los siniestros on line. Estamos en todas las redes sociales, estamos desarrollando apps, y tenemos una especie de bunker que está trabajando con todo lo que son las neurociencias y la inteligencia artificial. Pensamos que todo esto nos ayudará en la toma de decisiones sobre la base de que pueden procesarse una cantidad impresionante de elementos, mucho más de lo que está procesándose hoy. Se vienen tiempos cambiantes muy fuertes para el seguro. Sólo pensar en vehículos no tripulados llevaría a una serie de cambios muy fuertes en el futuro. Se viene la época de los seguros proporcionales al tiempo de uso, o sea, que habrá que mantener cálculos actuariales muy precisos porque el asegurado va a decir “si yo no tengo exposición a riesgo durante tanto tiempo, ¿por qué tengo que pagar por todo el período?”.

En la actual gestión, la Superintendencia de Seguros de la Nación dictó importantes resoluciones relacionadas con capitalización de empresas, con reaseguros, con reservas. ¿Qué opina de estas normas?

Estoy de acuerdo porque, de alguna forma, el seguro, si uno busca una definición técnica, es un fideicomiso de fondos de prima de terceros que un ente comercial llamado aseguradora tiene la obligación de administrar de la mejor forma para que, cuando aparezcan los siniestros, estén los fondos líquidos. Entonces cuando aparecen normas de solvencia, de fortalecimiento del sector, uno como aseguradora no puede estar en contra. Personalmente estoy a favor de las normas.

Por un lado, surgieron normas de capitalización para seguros, que fueron normas que las compañías pudieron cumplir perfectamente, no fueron normas muy duras, por lo tanto no merecen ningún tipo de objeción.

Respecto de las normas para el reaseguro, vemos bien que en este momento se les haya exigido más capital a las reaseguradoras locales porque hay todo un tema por detrás que viene a hacer frente a los compromisos. Hay todo un run off, ya hay compañías que informaron que dejarán de operar. Entonces lo veo muy bien, es volver un poco a la normalidad.

Después hay otro tipo de medidas: la actualización de los valores de la responsabilidad civil automotor. En ese sentido, yo tengo una posición personal que un poco me comparo con el Mercosur y con los países de la región y la verdad es que en la Argentina se habla mucho del tema judicial y de los problemas que tiene la Justicia y estamos con límites de cobertura muy por encima de los países limítrofes y de la región, donde para responsabilidad civil automotor ninguno supera los 200 mil, 150 mil, 100 mil, o 50 mil dólares. En tanto, nosotros ya estamos en 8 millones de pesos y llegamos a 18 millones en transporte automotor. La verdad es que tenemos límites muy altos, pero vuelvo a decir lo mismo: si queremos un mercado que sea solvente, las medidas de capitalización no nos tienen que sorprender, al contrario, debemos apoyarlas. Esa es la posición de Mercantil andina.

¿Cómo analiza los números del mercado?

Se trata de un mercado de 216 compañías, 112 empresas en seguros generales, siempre habrá alguna compañía que tenga algún tipo de problema, pero podríamos decir que el 90% o el 95% del mercado es solvente, cumple con las requisitorias y con lo que el asegurado quiere. A tal punto, que la Asociación Argentina de Compañías de Seguros hace año a año un estudio y el índice de satisfacción del asegurado es del 87,5%, o sea, que las compañías cumplen en tiempo y forma con los pagos de siniestros y con la requisitoria de las exigencias técnicas, relación de crédito sobre activo, relación financiera y relación técnica. Siempre hay algún caso puntual pero, en general, el mercado es muy solvente.

¿Qué puede destacar del mercado de seguros que se viene?

Primero voy por el actual, donde recrudeció una guerra de tarifas que la verdad no tiene ninguna razón de ser porque las consecuencias se pagarán a futuro porque todos sabemos que hoy cobramos las primas y los siniestros vienen después: el dinero que hoy tenemos es para pagar la prima de ayer; el dinero que recolectamos hoy es para pagar el siniestro del futuro. Para adelante se vienen tiempos de mucha digitalización, mucha tecnología, y de cambios de usos y costumbres de consumos. Por otro lado, se viene Solvencia II, será el año que viene o el siguiente, y ahí hay tres pilares básicos que son la suscripción en base a riesgo y no en base a capital, y después dos adicionales como gobierno corporativo y transparencia de información al mercado. Pero vamos a lo técnico: todo lo que es suscripción en base a riesgo es complicado porque se entra en una etapa de precios en función al precio que se suscribe. Entonces me pregunto y vuelvo a lo anterior: guerra de tarifas, precios bajos, ¿qué pasará con Solvencia II? ¿Cómo se acreditará? ¿Qué se viene? Creo que se viene tecnología, el cliente no querrá pagar una insuficiencia como tiene hoy el sistema asegurador argentino donde casi el 50% está constituido por comisiones y costos fijos. El cliente querrá pagar proporcional a lo que usa su vehículo, a lo que tiene en su casa, habrá que ajustar la política de pricing y, además, el tema de Solvencia II que tiene sus consecuencias a nivel de capitalización de empresa. No se descarta a futuro, con todo este análisis, que pueda llegar en dos o tres años una cierta concentración del mercado, que aparezcan operadores internacionales fuertes, habrá que estar muy atentos.