Las principales amenazas para el mundo empresarial en 2020, según Coface

414

En el marco del lanzamiento de la Guía de Riesgo País y Sectorial 2020, Julien Marcilly, jefe de economistas de Coface, presentó su análisis sobre las principales amenazas para la economía global durante este año en la Conferencia de Riesgo País que la citada compañía llevó a cabo el martes 4 de febrero en París.

Con un 2019 caracterizado por el aumento del proteccionismo (más de mil medidas implementadas en todo el mundo) y por la primera contracción del comercio global en diez años, Coface prevé que el comercio internacional sólo crecerá un 0,8% en 2020. La tregua entre Estados Unidos y China no restituirá la confianza corporativa ni impulsará la industria o el comercio mundiales ya que sólo el 23% de las medidas proteccionistas adoptadas entre 2017 y 2019 afectan a Estados Unidos o a China. El incremento del proteccionismo es, en este sentido, una tendencia global y perdurable, al que las empresas deben adaptarse. No se prevé que el crecimiento global, que se contrajo el año pasado un 0,8% por las incertidumbres comerciales, experimente una recuperación en 2020. En general, Coface pronostica un aumento del 2% de las insolvencias globales, en línea con 2019.

Las incertidumbres relacionadas con las medidas proteccionistas contribuyen a la volatilidad de los precios de los commodities, especialmente en agricultura, metalurgia y petróleo. Desde el lado positivo, el sector de la construcción está viéndose beneficiado por las políticas monetarias expansionistas.

El final de 2019 estuvo marcado por la proliferación de la tensión social en todo el mundo con diferentes niveles de intensidad. Esta tendencia fue anticipada, a comienzos del año pasado, por el Indice de Riesgo Político de Coface, que alcanzó un máximo histórico. Para este año, este indicador pronostica un elevado riesgo social en países de Africa, Oriente Medio, Asia Central e, incluso, en Rusia. Además, desde 2019, el descontento social se manifestó por las crecientes demandas de protección medioambiental. Los riesgos medioambientales presentan un amplio rango de efectos sobre el crédito corporativo: mayor frecuencia de riesgos físicos (desastres naturales derivados del cambio climático) y de riesgos de transición (regulaciones nuevas y más estrictas, cambios en los estándares de consumo).

El crecimiento en los países emergentes debería acelerarse ligeramente a lo largo de 2020 (el 3,9% frente al 3,5% en 2019). No obstante, la deuda pública alcanzó un nivel máximo histórico para estos países y se está incrementando en todas las regiones, excepto en Europa Central y Oriental. En América Latina, el nivel de endeudamiento es más elevado que a fines de los ‘90, un período marcado por las recurrentes crisis de deuda. La única buena noticia es que la estructura de la deuda de los países emergentes es, a grandes rasgos, más favorable que hace 20 años ya que el 80% de la deuda está denominada en moneda local.