SSN: seminario sobre prevención de lavado de activos y financiamiento del terrorismo

489

La Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) reunió a CEOs, oficiales de Cumplimiento y responsables de las compañías de seguros con motivo del “Seminario sobre prevención de lavado de activos y financiamiento del terrorismo”, celebrado el pasado miércoles 29 de noviembre en su edificio central.

La apertura del encuentro estuvo a cargo de Malena Kramer, gerente de Prevención y Control de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo de la SSN, quien resaltó “la importancia de escuchar al regulador y recordar nuestras obligaciones como sujetos obligados así como conocer sus expectativas”. En el marco de los desafíos que tiene por delante el mercado asegurador, Kramer destacó “la importancia de comprender los estándares internacionales en la materia y el desarrollo de la actividad en otros países”.

María Celeste Plee, directora de Supervisión de la Unidad de Información Financiera (UIF), expuso sobre sistemas de monitoreo y realizó un análisis sobre la importancia de la coordinación de todos los actores comprometidos en materia de lavado de activos y financiamiento del terrorismo. “Las políticas de ‘conozca a su cliente’ son importantes porque permiten generar reportes con información sólida a la UIF y de esa manera poder controlar de manera coordinada posibles operaciones de lavado de activos”, manifestó Plee.

También estuvo presente Daniel Zambrano, asesor en Delitos Económicos de la Oficina de Asistencia Técnica del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, quien expuso sobre las responsabilidades de la alta gerencia, las auditorías internas y externas y casos resonantes en el mercado de seguros internacional. “En Estados Unidos se publican los documentos relacionados con sanciones y ahí se pueden leer las deficiencias en los programas de cumplimiento. Estos problemas son sistémicos, no son violaciones técnicas. Son procesos en los que se está avanzando”, comentó. El especialista añadió que “el gran desafío es asegurar la cooperación entre las unidades de negocios”.

Se hizo mención al cambio de paradigma que se está atravesando, donde se busca optimizar recursos y así lograr afrontar menores costos. El sistema está pasando de un enfoque de cumplimiento formal a un enfoque basado en riesgos, en miras a la efectividad y no al mero cumplimiento de las normas. Con esto se espera que la Argentina logre un mejor posicionamiento en el mercado mundial adecuando su operativa a los estándares propuestos por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) mediante sus recomendaciones de operatoria, generando así confianza en la economía del país.