La ola de huracanes de 2017 no afectaría el capital del seguro y reaseguro

259

Los resultados del tercer trimestre de 2017 en la industria aseguradora ponen de manifiesto que la oleada de huracanes durante ese período tuvo un efecto significativo en sus ganancias. “Pero es poco probable que constituyan un evento con impacto en el capital para la mayoría de las compañías de seguros y reaseguros”, afirmó A.M. Best en información replicada por BDS.

En un reciente informe, la agencia señaló que las pérdidas netas aseguradas por huracanes Harvey, Irma y Maria (HIM) se estimaron en unos 100 mil millones de dólares. “Aseguradoras primarias, reaseguradores tradicionales, reaseguradores colateralizados y títulos vinculados a los seguros pagarán una porción de aproximadamente 90 mil millones del coste total”, enfatizó A.M. Best. “Las reaseguradoras siguen estando bien capitalizadas y las pérdidas reportadas están dentro de su tolerancia al riesgo, aunque podría haber un desarrollo adverso. Debido a las pérdidas agregadas de tres tormentas combinadas, el mercado de la retrocesión probablemente cubrirá una gran parte de las pérdidas del HIM”, apuntó la agencia.

A.M. Best consideró que todavía es pronto para saber qué bonos de catástrofe se pagarán: “Los que tienen una protección agregada anual que cubre todas las tormentas y garantías de pérdidas industriales de Estados Unidos son los más probables de ser activados. Sin embargo, a pesar de que los inversores sufrieron pérdidas por las catástrofes del tercer trimestre, todavía hubo una afluencia de capital adicional en el cuarto trimestre, algunas por transacciones de bonos de catástrofe múltiples que cubrían las tormentas de Estados Unidos, lo que indica que estos eventos no asustaron a los inversores”.

La agencia concluyó que aseguradoras y reaseguradoras aumentaron su capacidad en los últimos años utilizando capital de terceros y la mayoría de los inversores tendrán que hacer frente por primera vez a importantes pérdidas. “El capital vuelve a los mercados de seguros, por lo que no esperamos un cambio significativo en el apetito de los inversores por el riesgo de seguros a corto plazo”, apuntó.