Kinbaum: “Hay una abundante oferta de reaseguro local, que se está estabilizando y que va a seguir así por un buen tiempo”

391

Todo Riesgo dialogó con Jorge Kinbaum, gerente general de Reunión Re.

¿Podrías hacer un resumen de la trayectoria de Reunión Re?

Reunión Re se creó en el año 2012. Durante el gobierno de Cristina Kirchner hubo una exigencia de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN), que estableció que las compañías de seguros sólo podían reasegurarse con reaseguradores locales. Esto generó un gran caos en el mercado porque, entre otras cosas, no existía ningún reasegurador local. En ese momento, yo trabajaba en La Holando Sudamericana, que opera mucho en reaseguros (sobre todo en reaseguros facultativos), y no podía esperar el vencimiento de los contratos (que en general se producen el 30 de junio). Así se creó un reasegurador local con La Holando Sudamericana como único accionista, pero con un claro mensaje de que había total independencia entre la citada aseguradora y Reunión Re. Luego, el gobierno de Macri decidió abrir el mercado gradualmente. El primer año, en lugar del 100%, el 50% de cada contrato era obligatorio que fuera reasegurado con un reasegurador local; el segundo año, el 40%; y, desde el 1° de julio de este año, la reserva de mercado pasó a ser del 25%. Es decir: las compañías de seguros tienen la obligación de colocar el 25% de cada contrato (ya sea automático o facultativo) con un reasegurador local. Simultáneamente, la SSN exigió un incremento importante del capital que les requería a los reaseguradores locales. Esto hizo que algunos operadores decidieran retirarse del mercado. En el caso de Reunión Re, absorbió a Nova Re e incorporó como accionistas a El Norte y a Patria.

¿Cómo se posiciona actualmente Reunión Re en el mercado de reaseguros argentino?

Reunión Re es uno de los reaseguradores líderes del mercado argentino. En este momento, más de 80 aseguradoras tienen algún negocio vigente con nosotros, es decir que ya tenemos una cartera bastante estable e importante. Nuestro crecimiento nos permitió empezar a operar en otros mercados de la región, como el de Paraguay, en donde trabajamos con alrededor de quince compañías de seguros. AM Best nos otorgó una calificación internacional de B ++, que nos posibilitó operar sin restricciones en Paraguay y también en otros países. Estamos empezando a trabajar en Bolivia y en Centroamérica. Tenemos proyectos interesantes.

¿Cómo fue la renovación de contratos de fines de junio de este año?

En la renovación siguió habiendo un exceso de capacidad de reaseguros, con lo cual las aseguradoras lo aprovecharon para mejorar, en términos generales, sus condiciones de renovación. Aquellos contratos que no tuvieron buenos resultados fueron castigados de alguna manera con aumentos de costos o de prioridades. Además, el mencionado corte que hubo en la reserva de mercado provocó una pequeña disminución de cartera en los reaseguradores locales. De todas formas, aún no se terminaron todas las renovaciones dado que hubo compañías de seguros que pidieron prórrogas buscando mejores condiciones. Pero no veo inconvenientes en que las renovaciones se cierren con muy buenas condiciones para las aseguradoras.

¿En qué ramos Reunión Re brindó cobertura durante la última renovación de contratos?

Operamos en todos los ramos. Quizás, en donde más estemos creciendo es en los ramos de seguros de personas (vida, accidentes personales, salud). Hay un solo ramo que estamos mirando con mucho cuidado, que es caución. Creemos que no está en su mejor momento en la Argentina por distintas circunstancias, con lo cual estamos siendo conservadores en ese ramo.

¿La siniestralidad en caución puede ser preocupante?

La siniestralidad puede ser preocupante en ese ramo por primera vez en muchos años. Caución siempre tuvo una excelente siniestralidad. Especialmente, los operadores de cauciones tendrán que estudiar cuáles son las causas que explican el comportamiento de la siniestralidad. Quizás hay mucha competencia, las tasas bajaron y la cultura de reclamos pudo haber cambiado también. Pero creo que éste va a ser un año de muy alta siniestralidad.

Más allá de la renovación, ¿cómo estás viendo el mercado reasegurador argentino?

Cuando se produjeron modificaciones con el cambio de gobierno, al exigirse más capital y reducirse la reserva de mercado, se pensó que la mayoría de los reaseguradores locales iban a dejar el mercado. Sin embargo, esto no pasó. De los cerca de 25 reaseguradores locales que inicialmente había, permanecen alrededor de quince, con lo cual hay una abundante oferta de reaseguro local, que se está estabilizando y que va a seguir así por un buen tiempo. También están los reaseguradores admitidos, que representan al mercado internacional.

¿Qué panorama podés aportar sobre la actualidad del mercado de reaseguros internacional y cómo impacta la situación actual de este mercado en la Argentina?

Después de las catástrofes naturales que hubo en el hemisferio norte se pensó que iba a haber un gran endurecimiento del mercado en general y que las tasas y las condiciones se iban a endurecer para todo el mundo. Pero esto no se dio así. Las condiciones continúan siendo, en general, blandas. Excepto en el mercado de Londres, donde hubo grandes cambios. Este mercado tuvo pérdidas consistentes durante muchos años, sobre todo en algunas ramas. Las nuevas autoridades del Lloyd’s se pusieron muy duras, no aceptaron los planes de negocios que presentaron los sindicatos y les pusieron limitaciones. Ellos autorizan a las compañías a suscribir hasta cierto volumen de primas y, a mitad de año, éstas habían agotado las limitaciones que tenían, con lo cual no van a poder seguir suscribiendo primas en el segundo semestre. Son fuertes los ajustes aplicados por el Lloyd’s.