Grandjean: “Somos una voz muy respetada entre las cámaras y las autoridades”

194

Todo Riesgo dialogó con Carlos Grandjean, presidente de la Asociación de Aseguradores Argentinos (ADEAA) y de La Equitativa.

Recientemente fuiste reelecto en tu cargo de presidente de ADEAA.

Efectivamente, se renovó lo que nosotros llamamos la mesa directiva de ADEAA. Me acompañarán, en la Dirección Ejecutiva, Daniel Salazar; como vicepresidente 1°, Daniel Salazar (Victoria Seguros); como vicepresidente 2°, Adrián Mateo (Paraná Seguros), como tesorera, Marina Fal (Nativa Seguros); y como secretario, Alejandro Sultani (El Progreso Seguros). En realidad integramos la Comisión Directiva las 31 aseguradoras que hoy se encuentran en ADEAA. Soy apenas la cara visible pero en realidad somos un grupo de más de 31 personas que nos reunimos periódicamente. Uno prefiere que otros hagan el balance, pero podemos destacar que incorporamos nuevas aseguradoras a ADEA y que tenemos reuniones muy interesantes. Tengamos en cuenta que, cuando se creó esta asociación, éramos un puñado de aseguradoras que representábamos algo más del 1% del mercado y hoy sumamos el 10% de los vehículos asegurados, el 10% del personal de todo el sector y una importante participación en ramos como sepelio, vida colectivo, mala praxis y caución. Pero no logramos estas metas en dos años sino que se trata de una continuidad de años a través de las diversas gestiones. Somos una voz muy respetada entre las cámaras y las autoridades. Estamos conformes.

¿Cuáles serán los principales objetivos durante tu nuevo mandato?

El primero será entablar un nuevo diálogo con las autoridades que lleguen el 10 de diciembre. Otro objetivo seguirá siendo, sin dudas, que las aseguradoras de capitales nacionales tengan injerencia y diálogo en el dictado de la política aseguradora argentina. Las aseguradoras nacionales deben tener una voz muy importante. También pensamos, como otro objetivo, que las aseguradoras medianas y pequeñas, que le brindan mucho dinamismo al mercado, deben participar también de ese diálogo.

Respecto a cuestiones de coyuntura, necesitamos dialogar sobre el reperfilamiento de los bonos y los títulos. Es un tema que, en términos generales, le pegó fuerte al sector y es necesario entablar un diálogo medianamente urgente. Más de mediano plazo, seguir hablando sobre la cuestión impositiva del sector y la judicialidad.

Dentro de ADEAA, los objetivos pasan por seguir creciendo en volumen así como también nuestra voz en el mercado. Como novedad, en nuestra última reunión resolvimos crear una comisión especializada en caución que tenga reuniones periódicas y que pueda comunicarse con las autoridades.

Dentro del actual contexto político y económico, ¿cómo se está manejando el mercado?

Lo primero que hay que decir es que, a corto y mediano plazo, estamos inmersos en una volatilidad gigantesca. Creo que esto caracteriza al mercado desde hace unos meses y lo hará también en los próximos meses. Entonces será una industria marcada por esa volatilidad, por alta inflación, por altas tasas de interés y por recesión: un panorama macroeconómico bastante duro. Habrá que tener diálogo respecto de estas cuestiones. En temas de más largo plazo, que no hay que dejar de tener en cuenta, se encuentra la revolución tecnológica con sus numerosos beneficios. Todas las aseguradoras del mercado se están sumando a esta digitalización total de la actividad. Por supuesto, siempre con un asesoramiento y atención personalizada. Creo que estos son los grandes desafíos del mercado.

En cuanto a la situación de riesgos del trabajo, entiendo que será un tema urgente para las nuevas autoridades. Se trata de un problema no sólo del sector sino también más macroeconómico y con una gran afectación en las pymes y en el empleo. Espero que las próximas autoridades que asuman tanto en la Superintendencia de Riesgos de Trabajo como en la Superintendencia de Seguros de la Nación tengan este punto como prioritario.

¿Qué tendencias observás en automotores?

En automotores, la situación era bastante buena hasta hace no tanto tiempo. Tenemos ahí la clásica discusión de los resultados técnicos y financieros. Hasta hace unos meses, producto también de las altas tasas de interés y la inflación, el resultado financiero venía paliando el resultado técnico negativo. La novedad que tenemos ahora es que ese resultado financiero no solamente disminuyó sino que, en algunos casos, se volvió negativo. Será un desafío enorme para el mercado porque estamos hablando de un ramo de cola larga. Creo que en este tema tendremos que hablar también de la cuestión judicial y sobre cómo pueden resolverse algunos temas, a veces tomando ideas de lo aplicado en riesgos de trabajo: baremos, excesiva judicialidad, peritos, etc.

¿Qué podés comentar sobre el año de La Equitativa?

Tuvimos un buen año, incluso en este contexto difícil. Alcanzamos muy buenos índices siniestrales en todos los ramos, incluso en granizo que tuvo un año bastante complicado. Mejoramos también nuestra productividad. Tomamos algunas decisiones financieras muy oportunas y acertadas, y eso nos ayudó mucho. También, a través de nuestra estrategia de marketing digital, logramos hacernos más conocidos a nivel de productores y organizadores, y eso nos permitió incorporar una cantidad récord de nuevos productores. Les gustó nuestra propuesta, nos probaron y comprobaron que tenemos un buen servicio.

¿Cuáles son las metas que buscan cumplir durante el actual ejercicio?

Tenemos previsto lanzar algunos nuevos productos y mejorar algunos que hoy ya tenemos tanto en automotores como en motos y combinado familiar. Además, queremos seguir avanzando con las herramientas tecnológicas que faciliten la tarea del productor y del organizador, y también seguir ofreciendo facilidades a los asegurados, que cada vez demandan tener más servicios en la página web o en el celular. Otro de los objetivos que nos propusimos es volver a marcar un récord de cantidad de productores nuevos. Estamos bastante activos en ese sentido. Hace unos años detectamos dos cosas: por un lado, que los productores que trabajaban con nosotros estaban muy conformes y, por el otro, que había un cierto desconocimiento de muchos productores de todo el país que no nos conocían. Entonces, desde hace unos tres o cuatro años presentamos nuestra propuesta de valor buscando hacerla más conocida. Ahora estamos empezando a cosechar ese trabajo.

¿Cuál es la presencia de La Equitativa en el interior del país?

La presencia en el interior es muy significativa. Hoy, más de la mitad de nuestra producción proviene del interior. Siempre fue importante el interior del país en La Equitativa. Somos una compañía muy federal, tenemos un buen conocimiento de la idiosincrasia y de las necesidades del interior. Personalmente viajo mucho al interior, lo mismo que el Departamento Comercial. Hacemos muchos talleres, seminarios, capacitaciones, etc. De hecho, es la zona que más está creciendo. Alrededor del 15% de las personas que trabajan en La Equitativa trabajan en las oficinas del interior, donde estamos en casi todas las capitales de provincias y algunas ciudades importantes. Con respecto a cómo trabajamos, siempre a través de productores asesores de seguros y organizadores, a veces directamente con el productor y a veces a través de un organizador. Como lo hicimos siempre.

¿Cuáles son las principales herramientas que brinda La Equitativa a sus asegurados y productores para acompañar el avance tecnológico?

Hace cinco años había más incertidumbre respecto de este tema, pero hoy todos estamos desarrollándolo en mayor o menor medida o a mayor o menor velocidad. Estamos impulsando todas las tecnologías, digitalizando toda la empresa (procesos técnicos y administrativos) y creando interfaces con nuestros proveedores, productores y organizadores de manera tal de estar y brindar servicios on line. También nos encontramos desarrollando algunas cuestiones de inteligencia artificial, canales móviles (siempre con un productor), marketing digital a través de las redes sociales, acercando nuevos clientes a través de las redes sociales que derivamos a los productores, desarrollando en granizo una herramienta tercerizada que permite visualizar el campo asegurado y digitalizando además todo lo que es riesgos del trabajo y nuestros seguros de vida. La mayor parte es con desarrollo propio y creo que la diferencia que podremos hacer sobre otras compañías radicará en lo ágil y simple de cada una de esas herramientas. La diferencia pasa por el análisis, la programación y el desarrollo para lograr las mejores herramientas. Estamos en ese camino.