Gabriel: “Desde nuestra plataforma se puede hacer una completa autogestión”

220

Todo Riesgo dialogó con Alberto Gabriel, presidente de Segurarse.com y de la Cámara Insurtech Argentina.

¿Qué se puede destacar sobre la trayectoria de Segurarse.com?

Segurarse.com cumple ocho años. Yo provenía de una aseguradora y mi especialidad eran los seguros masivos. En ese momento, entendía que no había nada más masivo que Internet. Empezamos dos o tres personas en un departamento de tres ambientes ubicado en el centro de Buenos Aires. Ocho años después somos 65 personas y este mes están ingresando cinco empleados más. Año a año seguimos creciendo. Hace cinco años y medio que abrimos en Brasil y hace tres meses comenzamos a operar en Uruguay. Ya tenemos venta y estamos generando prima y comisiones en ese país. Tanto en Brasil como en Uruguay tenemos oficinas propias: es la misma sociedad que en la Argentina y no contamos con socios locales. Es un desafío día a día transformar digitalmente este negocio y hacer que las compañías, que son las principales socias, nos acompañen, teniendo en consideración las características de cada mercado. Hay aseguradoras que están dispuestas a apostar por esa transformación y otras que no. Hay compañías que de alguna manera todavía están atadas al canal. Es un desafío también seguir creciendo y convertirnos en un jugador regional. Tenemos planes para abrir en Paraguay, en Colombia y en México en los próximos tres años. Así que hay bastante trabajo por delante.

Puntualmente, ¿cuáles son los servicios que brindan a los usuarios?

La mayor parte de nuestros clientes ingresan por publicidades que tenemos en Facebook o en Instagram y a partir de ahí inician un proceso de cotización en nuestra web. Actualmente, se pueden cotizar autos, hogar, accidentes personales, caución y transporte, en los cuales devolvemos precios de distintas aseguradoras. En el caso de otros riesgos, hay que completar un formulario de contacto. Volviendo a autos, contamos con quince compañías conectadas a nuestros servidores y devolvemos los precios en el acto. A partir de ahí se genera un contacto y nuestro call center llama a los clientes para intentar desarrollar el proceso de venta. Después de eso, tenemos un Departamento de Calidad y un equipo de posventa que continúan la relación con el cliente para todo lo que es emisión, siniestros, cobranzas, etc. Nuestra app mobile lleva un año y medio: allí, el cliente se puede autogestionar todo: desde un siniestro, dejarnos un audio con lo que pasó o sacar fotos con geolocalización (hora cierta, lugar, etc.). La app, además, permite hacer la inspección previa a la venta. Se trata de tecnología que incorporamos hace bastante tiempo.

¿Cuáles son las principales características del proceso de transformación digital que están llevando adelante?

Este proceso tuvo el acompañamiento de algunas aseguradoras que fueron las primeras que accedieron a publicar precios. Creyeron que este negocio se iba a complementar con el del canal tradicional y no les iba a generar un problema. Ese era el principal desafío hace ocho años. Hoy, el cliente tiene la posibilidad de comprar la póliza 100% on line sin interactuar con un operador al teléfono. Como dije anteriormente, desde nuestra plataforma se puede hacer una completa autogestión, incluso la misma inspección. El uso de la inteligencia artificial en nuestra app permite hacer una revisión de las fotos de la inspección, aunque vale aclarar que la decisión final siempre corresponde a la compañía. Hoy estamos lanzando todo lo que es vida para su comercialización on line. Me refiero a vida sin capitalización para que no requiera un asesoramiento profesional específico. Estamos invirtiendo desde hace un año en inteligencia artificial y en análisis de datos para poder mejorar todo lo que son las estrategias de marketing, de publicidad y de ofertas de productos apuntados a una determinada categoría de clientes. Por otro lado, vamos a lanzar el año próximo un producto pay per use, que básicamente va a desarrollarse con un device o una app mobile. Se van a trackear los movimientos del auto y el estilo de manejo para definir un perfil de cliente. Esta información va a ser recibida por la aseguradora que quiera hacer un scoring y definir un precio para ese tipo de cliente.

En cuanto a la Cámara Insurtech Argentina que presidís, ¿cuándo nació la idea y qué objetivos persigue?

Las charlas empezaron hace un año. Debo agradecer a los socios fundadores Juan Pablo Tito (Clickseguros), Hugo Yovino (Seguros 911), Pablo Luhning (Compreseguros.com) y Sebastián Larrea (Aseguralo) porque hay que dejar los egos de lado para buscar objetivos en común y todos lo hicimos. Carlos Salinas, nuestro director ejecutivo, trabajó mucho para unir y encontrar cuáles son las principales columnas o pilares de esta cámara. Creemos que hay tres pilares básicos: uno es el Estado, otro es el mercado y el restante es la innovación porque una insurtech debe aportar sí o sí innovación y transformación digital a nuestra industria. En lo que es mercado, entendemos que hay mucho por mejorar con las compañías. De hecho, en el almuerzo de lanzamiento estuvieron presentes representantes de las aseguradoras más importantes de la Argentina, como Sancor Seguros, Mapfre Argentina, Federación Patronal, SMG Seguros y Chubb Seguros Argentina, entre otras y todas coincidieron en que hay mucho por mejorar en términos de procesos. Ahí estamos planteando una idea similar a lo que sucedió en España e Inglaterra, donde hay procesos que pueden estandarizarse; como los procesos de cobranzas y siniestros pueden estandarizar los flujos de información entre compañías y brokers. Siempre pongo el siguiente ejemplo con respecto al pilar del Estado: la intermediación de seguros es la única actividad, además de la de inmobiliarias, que no forma parte del programa Mi Pyme con subsidios para capacitación entre otros. A veces decimos: ¿por qué se generó esto? y yo creemos que fue porque nadie lo vio y que no hay algo en contra de nosotros. Por otra parte, hay que actuar institucionalmente con el fin de lograr que el Estado comprenda la relevancia que tienen las bases de datos del Registro de la Propiedad Automotor para el desarrollo del mercado y la mejora de los procesos operativos de las aseguradoras. Hoy en día, sólo un reducido grupo de empresas tiene acceso a dicha información, lo que consideramos que es un freno inadmisible para la industria.