De Vedia: “Sabemos que la obra pública puede ser una de las víctimas de la situación económica”

243

Todo Riesgo dialogó con Antonio de Vedia, vicepresidente de Aseguradores de Cauciones.

La empresa está cumpliendo 50 años de vida, ¿podrías hacer una síntesis sobre cómo fue la marcha de Aseguradores de Cauciones en este período?

Es un período largo y la verdad es que estamos muy contentos con haber llegado a este hito. En estos 50 años, como sabemos, hubo de todo en la Argentina: todo tipo de Gobiernos, formas económicas, crisis, hiperinflaciones y demás. Pero siempre tanto el ramo como la compañía nos desenvolvimos de una manera que pudimos ir sorteando los desafíos y seguir creciendo. Hoy estamos en un momento en el que también vemos con buenas perspectivas hacia adelante en el mediano y largo plazo, a pesar de que el país está otra vez un poco especial. Los 50 años significan mucho. Somos la marca más antigua del ramo. Es un motivo, para nosotros, de gran satisfacción.

¿Qué análisis puede hacerse sobre el ejercicio 2017/2018 y con qué expectativas están manejando el ejercicio que está transcurriendo?

Cerramos un buen ejercicio a junio de 2018. Fue un ejercicio de crecimiento. En realidad, fue uno de los primeros períodos de crecimiento real en los últimos años porque anteriormente el crecimiento había estado acorde a la inflación e incluso por debajo de ella. Hubo un impulso de la obra pública y también hubo actividad en energías renovables, más algunos otros efectos en provincias y demás, con lo cual el desempeño, para nosotros, fue bueno. Hoy, la situación no está tan clara. Sabemos que la obra pública puede ser una de las víctimas de la situación económica, por lo menos en cierto grado. No lo vemos como algo catastrófico; pero, probablemente, esta recuperación del crecimiento se morigere un poco, por lo menos, en este ejercicio. Estamos viendo qué forma toma. Aún es muy pronto.

¿Qué puede destacarse sobre los servicios que brinda la empresa?

Siempre apuntamos a atender profesionalmente a toda la gama de productores asesores. Como marca más antigua y más emblemática del ramo, queremos dar una respuesta bien concreta a todo lo que es el asesoramiento técnico, bien adecuada a cada situación que se nos presenta y, a su vez, en los últimos años apostamos fuertemente a la tecnología, de manera de agilizar el servicio y simplificar toda la operatoria, que es otra de las caras que el productor evalúa en el ramo caución, donde las operaciones son un poco más trabajosas que en otros ramos. Estamos por inaugurar nuevas versiones de nuestras net y web.

¿Cómo está desarrollándose la operatoria de la compañía en Uruguay? ¿Tienen previsto algún plan de expansión a otro país de la región?

Estamos contentos por el esfuerzo que significó empezar a trabajar en Uruguay. Hace un año y medio que estamos operando allí. Tuvimos un muy buen primer año (2017) de presentación de la empresa, de inserción en el mercado y de relacionamiento con brokers y productores. Este año estamos recogiendo los frutos porque estamos duplicando la producción. Esto nos alienta a pensar eventualmente en alguna otra alternativa por el mismo modelo de gestión que generamos. Lo vamos a ir viendo, pero preferimos consolidarnos en Uruguay y, sobre esa base, luego pensar eventualmente en otras expansiones.

En cuanto a caución, ¿cuáles son sus principales ramas y cómo están evolucionando?

Hasta ahora había retomado vigor lo que son las garantías tradicionales de la obra pública. Otra rama que evolucionó muy bien, y en particular en nuestra cartera, son las garantías judiciales. Se trata de coberturas que existen hace tiempo; pero que recién en los últimos años (a partir de campañas que nosotros mismos impulsamos), los jueces y los abogados las tomaron más para sustituir medidas cautelares y garantizar contracautelas. También hay coberturas que garantizan a financistas la ejecución de los proyectos en los que participan. Empieza a haber un poco más de eso, aunque todavía no se puede decir que haya un mercado grande. Y, por último, están las garantías inmobiliarias previstas por el Código Civil y Comercial de la Nación. Esto está muy en ciernes; pero podría ser una de las ramas que sume volumen al mercado, aun siendo un riesgo que puede ser delicado.

¿Qué análisis puede hacerse sobre el ramo caución en la Argentina? ¿Cómo observás el ramo para lo que resta del año? ¿Qué perspectivas presenta?

Es un ramo interesante, que tiene baja siniestralidad si es bien trabajado. Hoy, la pregunta que está sobre el ramo es qué va a pasar con los ajustes que necesita la economía y, a su vez, toda esta causa judicial de los cuadernos y demás que evidentemente impacta fuertemente en la obra pública y en la suerte de algunas compañías. Las aseguradoras líderes estamos mirando eso. Igualmente, estamos preparados para seguir desarrollando el ramo, que tiene más de 50 años de desarrollo y que, en la medida en que la economía se reencauce, posee muy buenas perspectivas de crecimiento.