Cambio climático, ciberseguridad e inestabilidad geopolítica, principales riesgos emergentes

351

Profesionales de la industria aseguradora de seis regiones del planeta, incluida América Latina, señalaron los efectos del cambio climático como la principal amenaza, seguida por la ciberseguridad y la inestabilidad geopolítica. Replicada por BDS, la última “Encuesta sobre riesgos emergentes” de AXA se centra, exclusivamente, en las perspectivas de riesgo de cara a los próximos cinco/diez años. Así, los encuestados seleccionaron cinco riesgos emergentes de 25 posibles y los clasificaron según su impacto potencial en la sociedad. Este año también se incluyeron preguntas adicionales relacionadas con el ritmo de la emergencia y el nivel de conciencia asociado con los riesgos elegidos.

Durante los últimos tres años, los encuestados (1.235 personas de 50 países, de las cuales 1.060 trabajan para AXA y 175 son clientes y proveedores) señalaron el cambio climático y la seguridad cibernética como los dos principales riesgos emergentes. Además, la percepción de estos riesgos casi se duplicó en importancia desde el año pasado, con tasas del 63% y 54%, respectivamente.

Otro fenómeno llamativo es que la percepción de los dos principales riesgos emergentes “tendió a converger en todo el mundo”, señalaron desde AXA. “La conciencia de estos riesgos está creciendo no sólo en Europa o Norteamérica, sino en todo el mundo”, afirmaron los especialistas. Eso a pesar de que la exposición a ambas amenazas no es la misma en todas partes como no lo es, por ejemplo, la presencia de objetivos de alto valor para los piratas informáticos en todos los países.

Pero la novedad este año fue la aparición de la inestabilidad geopolítica entre los tres mayores riesgos. Detrás podría estar la creciente ola de populismo y proteccionismo, así como la aparición de modelos alternativos a los estándares democráticos occidentales y el debilitamiento de la gobernanza internacional.

En cuarto lugar se volvió a ubicar la gestión de los recursos naturales, aunque en el caso de dos regiones (América Latina y Oriente Medio) figuró en el top 3, mientras que el descontento social y los conflictos locales escalan desde el puesto 12° en 2017 al 5° en 2018. En relación con este riesgo, los encuestados señalaron dos causas principales: el aumento de las desigualdades económicas (40%) y la afluencia de migrantes o problemas territoriales (34%).