Avance digital y tecnológico

399

Todo Riesgo dialogó con Carlos Piantanida, gerente de Evaluación, y Bianca Orlandini, subgerente de Relaciones Institucionales, Prensa & Comunicación, ambos de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN).

¿Cuáles son las últimas novedades en materia de digitalización?

CP: Hay muchos temas que fueron hitos y que implicaron un trabajo muy importante de varias patas. Uno de ellos es la Secretaría de Modernización. Nos subimos rápidamente a una plataforma que ya tenía el Estado. Fue el nacimiento de todo el proyecto que lideramos. La otra gran pata de este hito es el mercado. Las cámaras acompañaron mucho porque entendieron que era algo necesario. Tenemos un mercado de muchos años y varias compañías invirtieron de manera importante en tecnología y desarrollos propios. Se juntaron necesidades concretas que tenía el mercado con algo en lo que el organismo de control vio una oportunidad. El mérito de las cámaras es muy importante porque nos abrieron las puertas, pudimos ir a reuniones y explicar el proyecto desde 2017. El año pasado, cuando comenzamos a charlar con las compañías para determinar los ramos más importantes, lo primero que cayó de maduro fue que el principal ramo era automotores. Si bien no todo el mercado opera allí, las cámaras y sus asociados vieron la posibilidad de incorporarse al proyecto. Para testear la plataforma probamos con mucho volumen. Las doce compañías que participaron originalmente eran las de mayor producción y lo que hicimos fue estresar la herramienta para que funcionara. Sabíamos que, si andaba con ellos, ocurriría lo mismo con el resto. Este fue el origen de algo muy bueno. Al 26 de diciembre sumamos 18,6 millones de movimientos dentro de la póliza on line de automotores. En estos días estamos intentando cerrar todo un año de producción, lo que nos brindará la posibilidad de contar en un calendario con toda la emisión y los endosos de todas las compañías. Esas aseguradoras representan hoy casi el 90%.

¿Cómo es la operatoria?

CP: Primero hay que valorar que este GDE (Gestión Documental Electrónica) Cloud fue proveído por el Estado Nacional a cada una de las compañías. Hoy tenemos 30 aseguradoras en producción y, hasta el 30 de junio, tenemos para entregar 140, cuando hay 182 entidades. Tenemos que entregarle a cada compañía una nube privada. Esto es un hito, porque si hay que salir a alquilar o hostear todo esto cuesta unos 50 mil dólares. Lo privado no tuvo que poner dinero en nada de este proyecto, sí en adaptaciones. En relación a la operatoria, la compañía tiene un transaccional que vuelca todo lo hecho en el día a esta nube privada. Después hay un servidor, donde toda esa producción se vuelca a través de una adaptación que la compañía tiene que hacer internamente. Una vez que se encuentra ahí volcada, la SSN ya puede tomarlo, pasa a ser información disponible. Allí hay un PDF con la póliza, la vigencia, el dato del vehículo, etc., y hoy puede mostrarse a las autoridades desde el celular. Llegará un momento en que todo lo que la compañía emitió llegará acá y estará disponible.

¿El asegurado puede consultarlo?

CP: Todo esto que pasa en la compañía hoy se replica en la nube privada. Esa nube privada va a disponibilizar información pública. Cuando llamen a la SSN o mismo en la aplicación que puede bajar todo ciudadano (aunque está direccionada a fuerzas de seguridad) habrá información pública: si se encuentra o no asegurado, siniestro, patente, etc. También tenemos un servicio que brindará información adicional acerca de las compañías donde se está asegurado, la descripción de la cobertura, etc. Esto no es público sino que estará disponible en https://www.argentina.gob.ar/miargentina.

BO: Mi Argentina es el perfil de cada uno de los ciudadanos. De manera que se tiene desde el registro de conducir en digital hasta el seguro. Toda la información con el Estado estará en esa cuenta, como un Facebook de los ciudadanos. Se tiene acceso exclusivamente con el DNI y como si fuera una clave fiscal. Ya está disponible y se están actualizando los servicios. La aplicación Mi Argentina ya existe y es diferente a la aplicación Mi Seguro. En Mi Seguro, uno completa una patente y aparece “verde” (pago actualizado) o “amarillo” (revisar la documentación). “Amarillo” significa que la autoridad puede solicitar la actualización del pago.

¿Qué veremos este año?

CP: El 91% de la producción de autos, el 91% de la producción de transporte público de pasajeros, y el 46% de motos. Las compañías que hoy tienen nubes privadas representan estos porcentajes. Después hay varias entidades a las cuales no llegamos a entregarles el servicio, entonces se encuentran probando porque no es automático. La compañía tiene que preparar el servicio para que el transaccional se comunique con la nube privada. Mientras tanto, poseen un entorno de prueba en el que cargan y envían pólizas “ofuscadas” sin datos o pólizas viejas, y van probando los tiempos de duración que tardan en subir, etc. El día que les entreguemos su nube privada, automáticamente no tendrán errores. Entregamos 30 nubes privadas y hay 50 que están probando. Entran un rato y, si salen errores, hablan con nuestra Mesa de Ayuda. Vamos con caución también, las compañías de este ramo que representan el 50% del mercado ya están trabajando en la producción de estas pólizas. Para cerrar el ciclo de automóviles dijimos: “Tenemos las pólizas, necesitamos los siniestros”. A principios de enero arrancamos con reuniones con las cámaras y las doce compañías que se prestaron libremente a colaborar. Lo mismo que hicimos con pólizas de autos, ahora tenemos doce compañías que comenzarán a probar la carga y las distintas etapas de siniestros previo a juicios y mediaciones. Ahí empezamos con todo lo que es la apertura de un siniestro, los daños personales, los daños materiales, las reservas, etc. Con lo cual, si vamos al ritmo que creemos, a mediados de año tendremos todo lo que son pólizas y siniestros de autos. Eso nos dará pie para empezar a trabajar en lo que son juicios y mediaciones.

Supongamos que llega un reclamo judicial de un siniestro, ¿está prevista su carga?

CP: Sí, y está previsto que haya un movimiento de reservas, porque cuando se abre un siniestro (dependiendo de la cuantificación del daño que realizar los peritos) se le carga también una reserva. Cuando ese siniestro pasa de lo administrativo a lo judicial, deberá realizarse otra reserva porque ya comienzan los temas de abogados, daños que en principio no estaban definidos, etc. Por eso queremos probarlo antes de sacarlo, para que las distintas etapas se encuentren bien cubiertas.

¿Trabajan también con los juzgados?

CP: Es un trabajo de Jurídicos. Los juzgados estarán integrados. Se firmó un convenio con Justicia y con la provincia de Buenos Aires. Hay una función de esta plataforma llamada Interoperar, que consiste en que Justicia comienza a tener un intercambio de información con diversos ministerios (Hacienda, Producción, Desarrollo Social, Modernización). Con pólizas y siniestros tenemos un ciclo cerrado. Con eso podemos dar información para que el mercado pueda gestionar. Dentro de Siniestros estamos pensando que haya una ubicación de Google de dónde se chocó y con información de testigos y abogados. Toda esa información es rica también para que el mercado pueda identificar (no de forma totalmente pública) zonas de mayor siniestralidad, tipo de siniestralidad, ubicación de suscripción de determinadas pólizas, etc. Por otro lado, cuando el ciclo esté cerrado y con el trabajo que estamos haciendo con el Ministerio de Justicia y la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor y de Créditos Prendarios (DNRPA), queremos terminar de determinar la cantidad de vehículos sin seguro.

¿Eso cuándo podría darse?

BO: Este año. Se está trabajando en que no puedan realizarse transferencias de autos sin la contratación de un seguro. Estamos viendo cómo sacar una resolución conjunta con la DNRPA donde se haga la transferencia del auto y en el Registro pueda verificarse si el seguro está vigente o no y a nombre de quién se encuentra. Más allá de esto, también queremos poder decir “estos son los vehículos dentro del parque automotor y estos son los asegurados”. Esto sería para automóviles, transporte público de pasajeros y motos. Lo que queremos saber del total del parque automotor es cuántos están dados de baja o sin uso, y cuántos tienen Verificación Técnica Vehicular. Ahí sabremos cuántos vehículos no tienen seguro y podremos hacer una acción como para que los que no cuenten con uno lo tengan.

¿Cuál es la relación de este proceso con la póliza digital de riesgos del trabajo?

CP: Riesgos del trabajo es el otro seguro obligatorio que pesa mucho en nuestro mercado y, para evitar que cada ART tenga que hacer su carga, estamos trabajando con la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) en que, el registro que nosotros les damos a las aseguradoras para que vuelquen la información a la nube privada, se lo brindamos al organismo y que la propia SRT nos envíe la información de todo el mercado ya que tiene póliza digital. Estamos tratando de evitar que las 20 ART nos envíen información que sería duplicada. La SRT tiene mucha información de siniestros y juicios, y para nosotros es más sencillo trabajar entre organismos. No es que no importen los otros ramos, pero automotores es más fácil con los registros que ya tenemos armados. De por sí, varias de las compañías que operan en automotores tienen caución y nos están enviando información sobre ese ramo. Esto hace también a la transparencia. Muchos tienen dudas si la póliza está o no está. Apuntamos a reducir los márgenes de fraude o emisión espuria. Las compañías quieren una competencia leal.

¿Alguien puede hoy verificar si su póliza se encuentra registrada por la aseguradora?

CP: Estamos poblando una base de datos que alimenta todos los servicios. Antes de tres meses tiene que estar cargado. Hay que darle al ciudadano la posibilidad de decirle al productor “no tengo emitida la póliza”.

Novedad

CP: La rúbrica de Inspección General de Justicia (IGJ) que se le solicita a todas las compañías (Libros de Admisión, Siniestros, Cobranzas) saldrá digital y abarcaría todos los libros de las compañías. Eliminamos así un costo en relación a esos libros, que son toneladas. Tendremos todo eso en la nube a través de Trámite a Distancia. Ya cerramos con IGJ, que no pide contenido, pero nosotros sí lo solicitaremos. Así, nuestra inspección podrá bajar los libros, mirarlos y corroborar si falta algo.